La divertida anécdota de un encuentro casual de Alberto Fernández con Pappo y Spinetta

En la entrevista exclusiva que Alberto Fernández le concedió a Página/12 contó una divertida anécdota sobre un encuentro casual en el tradicional restaurante Pippo -al que había ido a almorzar con su padre- con Pappo y Luis Alberto Spinetta. El presidente recuerda que en ese momento tendría 16 años.

Alberto Fernández cuenta que mientras comían, notaba que su padre miraba hacia una mesa con cara de preocupado, por lo cual le preguntó que le pasaba. “Es que allá atrás hay un tipo que es increíble: está comiendo los fideos con la mano”, le contestó su padre.

El que comía los fideos con la mano no era otro que Pappo, quien almorzaba con Luis Alberto Spinetta y otros músicos. “Me levanté a saludarlos, porque yo los conocía de los recitales. Pappo me dijo “qué hacés, Alberto” (le imita la voz ronca) y volví a la mesa”, cuenta el mandatario. Agrega que le aclaró a su padre que “que eran músicos, que eran mis amigos.”

En la entrevista exclusiva que Alberto Fernández le concedió a Página/12 contó una divertida anécdota sobre un encuentro casual en el tradicional restaurante Pippo -al que habí ido a almorzar con su padre- con Pappo y Luis Alberto Spinetta. El presidente recuerda que en ese momento tendría 16 años.

El que comía los fideos con la mano no era otro que Pappo, quien almorzaba con Luis Alberto Spinetta y otros músicos. “Me levanté a saludarlos, porque yo los conocía de los recitales. Pappo me dijo “qué hacés, Alberto” (le imita la voz ronca) y volví a la mesa”, cuenta el mandatario. Agrega que le aclaró a su padre que “que eran músicos, que eran mis amigos.”

Al llegar a la casa familiar, el adolescente Alberto Fernández fue cuestionado por sus padres por la situación que se había originado en el restaurante. “Me encontré con una especie de tribunal familiar formado por mamá y papá. Mi mamá me dijo: “Me ha contado papá un episodio increíble. Hijo, ¿con quiénes te estás juntando?”, recuerda el mandatario.

Alberto Fernández comenta que en esa éoca “circulaba una teoría, en parte cierta, de que en el mundo del rock había droga y mantenían una vida licenciosa. Entonces le dije a mi mamá, cuando vi que la cosa se me ponía complicada: “Ustedes no están dudando de mí, están dudando de la educación que me dieron. Si ustedes confiaran en la educación que me dieron sabrían que jamás me involucraría en esas cosas”. Y empezaron a retroceder y lo comprendieron. El presidente recuerda que convenció a sus padres con argumentos que él sentía “de corazón”.

 

Fuente: Página 12

× Whatsapp