La emocionante historia de Pablo Oro, el pibe puntano que le dio el triunfo a Huracán

Por la sexta fecha de la Copa Liga Profesional, Huracán visitó a Patronato y lo venció por la mínima con un gol de Pablo Oro, el joven futbolista que había jugado el viernes los 90 minutos del partido de Reserva y que una vez que concluyó ese encuentro le informaron el fallecimiento de su abuelo, pero el delantero decidió quedarse.

Esta tarde, en Paraná, ingresó a los 25 minutos y en la primera que tocó, marcó su primer tanto en Primera. La emoción lo invadió en el momento del festejo y cuando recibió el abrazo de todos sus compañeros una vez que el árbitro señaló el final.

Oro nació en San Luis, donde comenzó su carrera futbolística. En Estudiantes jugó de 9 y era el goleador de su equipo. Después, quiso probar suerte en Buenos Aires y se probó en River y San Lorenzo, sin embargo, en el Ciclón no quedó porque no había lugar suficiente en la pensión.

Ya de nuevo en San Luis, se presentó a una prueba de Huracán y tras llamar la atención de los presentes, lo convocaron a Parque de los Patricios. Tuvo ofertas de Godoy Cruz, pero el delantero las rechazó y en 2016 decidió quedarse e integrar la novena categoría del Globo. Allí firmó un contrato con una cláusula muy alta: 20 millones de dólares.

En su desempeño por la Reserva siempre jugó de 9, pero en su etapa en el primer equipo Israel Damonte decidió ubicarlo de extremo a pesar de que contra Patronato jugó de delantero centro por primera vez. Las veces que le tocó ser parte del equipo principal, nunca había tenido ocasiones claras de gol, hasta este momento.

Por otro lado, fue parte de la Selección Juvenil Sub-17, en la cual estuvo dirigido por Pablo Aimar. Además, Oro es el goleador histórico de todas las categorías de Huracán.

Con información de Olé y TyC Sports

× ¿Te ayudamos?