La experiencia del primer día de clases presenciales en una escuela del barrio 1° de Mayo

Audio: Miryam Barrionuevo, directora de la Escuela N°423 Brigadier Juan Manuel de Rosas

El retorno de la presencialidad, en el inicio del ciclo lectivo 2021, fue evaluado de manera positiva por la directora de la Escuela N° 423 Brigadier Juan Manuel de Rosas, Miryam Barrionuevo: dijo que “fue bastante tranquilo, acomodado y los padres fueron muy respetuosos con el distanciamiento”.

La escuela, que cuenta con una matrícula de 700 alumnos en dos turnos y tres niveles (inicial, primario y ciclo básico), comenzó con presencialidad parcial: se organizaron burbujas de 10 alumnos cada una y casi 30 chicos por sección, que están divididas en A, B y C.  Con ese mecanismo, cada alumno asiste cada dos días al Colegio.

En el primer día, “los docentes estuvieron organizados en la burbuja con los grupos de chicos que les tocaba, los directivos acompañando en la entrada para controlar el distanciamiento social; el ingreso fue tranquilo, los chicos entraron cada uno a sus aulas, se hizo el ritual de izar la bandera cada uno desde su lugar, se cantó la canción Aurora y el Himno, que dieron la apertura al ciclo lectivo 2021”, detalló Barrionuevo.

La Directora del establecimiento ubicado en el barrio 1° de Mayo resaltó que los padres se preocuparon por cumplir con las medidas solicitadas por la escuela, sobre todo que los chicos asistieran con barbijo.

Una vez dentro de las aulas, los docentes prepararon espacios recreativos “para poder conversar, hacer juegos lúdicos, el trabajo de las emociones que son importantes, entre otras”.

La directora señaló que el trabajo con las áreas especiales como música, plástica y educación física se organizó en espacios de 30 minutos para poder trabajar con todas las burbujas de chicos.

También destacó el elevado nivel de presencia en los cursos: “Tuvimos una asistencia del 90% porque estamos en una zona donde los papás son algunos de Bolivia y todavía no pudieron volver, entonces fueron muchas las ausencias que tuvimos el año pasado”, dijo.

Por otro lado, especificó que la dificultad más grande que tuvieron fue la comunicación con los papás “porque cambian de número de teléfono y te avisan cuando ya informamos algunas cosas que ellos se pierden y hay padres del barrio La República que no tienen directamente teléfono ni conectividad, entonces con ellos trabajamos de forma diferente, los docentes les brindan materiales impresos los días que no les tocan venir a los chicos”.

Y concluyó: “Materiales de higiene tenemos, condiciones edilicias están y son menores las que faltan, tenemos cuidados de los docentes, familias, nos cuidamos entre todos, higienizarse las manos cada 10 minutos o después de cada actividad que se usen materiales distintos. No compartir las cosas es un desafío para los chicos, nosotros trabajamos la solidaridad desde otro lugar, no te puedo brindar ayuda en esto porque corremos el riesgo de contagiarnos si estuviéramos enfermos, entonces ahora la solidaridad se ve desde el yo me cuido por eso te cuido a vos”.

× ¿Te ayudamos?