La grieta del PJ de San Luis tuvo su capítulo en la Justicia Electoral Federal

La disputa entre los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá por el control del Partido Justicialista se encamina a un punto clave: la Justicia Federal se pronunciará en 10 días sobre los planteos de nulidad a los Congresos que se realizaron en febrero y marzo y definieron la estrategia partidaria y los candidatos del PJ para las elecciones del 16 de junio.

Entre jueves por la tarde y viernes por la mañana se realizaron dos extensas audiencias en la sede del Juzgado Electoral Federal de San Luis, situada en Colón 654 (entre Belgrano y Pringles), con un importante despliegue de efectivos policiales nacionales y provinciales.

Ante el juez subrogante Roberto Naccif (el titular, Juan Esteban Maqueda fue recusado por su amistad con el gobernador de San Luis, una de las partes involucradas) expusieron los apoderados y testigos que sostienen las posturas del “Albertismo” y el “Adolfismo”.

Pero este viernes por la mañana, además, estuvo presente Alberto Rodríguez Saá, gobernador y presidente del Congreso Partidario del PJ.

En su discurso, el mandatario pidió “disculpas” y reconoció que el sector que sostiene su postura “algo de culpa tiene” para generar la “situación de escándalo” que se vivió en el partido que gobierna la provincia desde 1983.

“El Alberto” aseguró que la realización del Congreso se realizó en los términos legales correspondientes y que no se impidió a ningún asambleísta el ingreso a la sesión. También dijo que las notificaciones para el acto se realizaron debidamente.

Flanqueado por los apoderados del PJ que fueron nombrados en el Congreso Provincial del 8 de febrero (uno de los que cuestionó en la Justicia el sector del “Adolfismo”), Luis Martínez, Ángela Gutiérez de Gatto, Diego González y Álida García Peanú, el gobernador también defendió la desafiliación de los dirigentes que se candidatean en las próximas elecciones en espacios que compiten contra el PJ.

“Ellos son candidatos del MoViPro. El MoViPro es un partido que respetamos, pero no tiene nada que ver con el peronismo”, argumentó el mandatario, que contó con la sorpresiva compañía del dirigente kirchnerista Gabriel Mariotto.

Y pidió que el “Adolfismo” los convoque para explicar “en una reunión amigable” el destino que tuvieron los 14 millones de pesos que fueron retirados de la cuenta bancaria del PJ, cuando Adolfo Rodríguez Saá y los anteriores apoderados habían sido desplazados de sus cargos.

Los apoderados del espacio de Adolfo Rodríguez Saá, por su parte, criticaron la realización de los Congresos de febrero y marzo, afirmaron que al primero no dejaron entrar a más de 50 asambleístas y al segundo no invitaron a más de 100 congresales, y pidieron la nulidad de las reuniones del “nuevo” Consejo provincial del partido.

Tras recepcionar los argumentos de cada parte, el juez Naccif se comprometió a resolver la situación en los próximos 10 días.

× ¿Te ayudamos?