La historia de la reconciliación de los nuevos capitanes de Copa Davis

Todo empezó a gestarse un año atrás, cuando los integrantes de la Legión recién olfateaban la idea de aterrizar en los puestos de comando del tenis nacional. Los representantes de aquella era dorada sabían que unidos era la única manera de aportar a la disciplina que los formó. Las viejas rencillas del pasado debían desaparecer del camino. La ya obsoleta guerra Gastón Gaudio vs. Guillermo Coria tenía que darle paso a una etapa de paz.

Mariano Zabaleta –actual vicepresidente 1° de la Asociación Argentina de Tenis– fue el reactor que puso en funcionamiento la maquinaria de la reconciliación de una manera casi involuntaria.

El ex 21° del mundo organizó una cena benéfica y una clínica de tenis a beneficio del hospital de su ciudad. Allí arribaron Juan Mónaco, Juan Ignacio Chela, Martín Jaite, David Nalbandian, José Acasuso, Agustín Calleri y los dos protagonistas de la historia, entre otros. La casa de “Zabala” sirvió como hospedaje de los invitados. También como búnker del tácito acuerdo conciliatorio.

Poco más de 24 horas todos juntos en las que sólo se movieron de la casa de Zabaleta para ir a cumplir con las obligaciones solidarias. El resto se cubrió con extensas charlas en lo sillones de la vivienda, con la televisión como testigo privilegiada de un momento clave para el deporte nacional. Dos de las raquetas más importantes de la historia estaban dejando atrás más de una década de acalorado enfrentamiento.

“Ese día y medio que estuvimos en Tandil fue fundamental para fortalecer el vínculo que veníamos generando desde hacía meses.

Aquel viernes 17 de noviembre encontró al grueso de la Legión en Tandil. Algunos durmieron en la casa de Zabaleta y otros tuvieron que ir a un hotel porque las habitaciones no alcanzaban. Sin embargo, el punto de reunión fue el mismo para todos. El objetivo, también. Habían pasado 14 años ya de la última vez que Coria y Gaudio se habían enfrentado en un court como profesionales. Sí, en aquel legendario duelo de Roland Garros.

Todavía no hubo un cónclave unificado. En los próximos días se verán (casi) todos las caras en una misma sala para empezar a definir los detalles de lo que vendrá. Estarán Gaudio y Coria como representantes principales del equipo ya que Cañas está viviendo en Estados Unidos y su agitada agenda no le permitirá –a priori– dar el presente. Colombia será la prueba de fuego para este equipo de tareas que decidió trabajar “ad honorem” en este desafío, teniendo en cuenta la situación económica que atraviesa la AAT.

 

 

Fuente: Infobae