La historia mundialista de los cuatro semifinalistas

La Copa del Mundo Rusia 2018 ingresó en su última semana: solo quedan 4 partidos de aquí hasta el domingo para que surja un nuevo campeón. De los cuatro semifinalistas, sólo dos ganaron alguna vez el torneo, Inglaterra y Francia, y son los únicos, además, que llegaron a una final.

Las semifinales se juegan entre martes y miércoles. En el primer turno se enfrentarán Francia y Bélgica. Será, acaso, una final anticipada: son, en líneas generales, las selecciones que mayor nivel de juego mostraron a lo largo de la Copa.

Para Francia será la quinta semifinal que juega en su historia: las dos primeras las perdió (cayó en España 1982 por penales y en México 1986 por 2 a 0, ambas contra Alemania Occidental) y las dos siguientes las ganó (de local, en 1998, se impuso por 2 a 1 a Croacia y en Alemania 2006, triunfó 1 a 0 sobre Portugal).

En 1998, además, obtuvo su primer y hasta ahora única Copa, al vencer en la final a Brasil por 3 a 0. En 2006, accedió a la final pero perdió por penales contra Italia, en aquel partido en el que Zinedine Zidane se fue expulsado por pegarle un cabezazo en el pecho a Materazzi.

Didier Deschamps, actual DT de la selección francesa, fue el capitán de aquel equipo campeón del ´98.

Bélgica, en cambio, sólo una vez llegó hasta esta instancia: fue en 1986, en México, cuando cayó ante Argentina 2 a 0 (ambos goles de Diego Maradona) y solo pudo pelear por el tercer puesto.

En ese último partido, la selección belga cayó justo frente a Francia por 4 a 2, en la prórroga. Ese, además, es el último antecedente mundialista entre ambos.

Solo dos veces se cruzaron en una Copa del Mundo: antes del ´86 se habían enfrentado en el Mundial de Francia de 1938. También Les Bleus se impusieron, con un resultado final de 3 a 1.

El DT del cuadro belga es el español Roberto Martínez, quien está secundado por otro ex campeón mundial francés, Thierry Henry. El delantero es el máximo goleador de la historia de la selección francesa, a la que se enfrentará este martes.

Los participantes de la otra semifinal no tienen historia mundialista cruzada: Inglaterra y Croacia, que juegan el miércoles, nunca se enfrentaron en una Copa del Mundo.

Inglaterra llega por tercera vez a esta instancia, después de la que organizó en 1966 y la de Italia en 1990. En la primera, venció a Portugal por 2 a 1 y luego se adjudicó el trofeo al ganarle, polémica incluida, a Alemania Occidental por 4 a 2. En la segunda, cayó por penales contra quien a la postre fuera el campeón, Alemania Occidental.

Es decir, buscará jugar por segunda vez una final, tras aquella que ganó en su casa con un gol que no fue.

Pese a que son los “creadores del fútbol”, recién comenzaron a participar de las Copas Mundiales en Brasil 1950, cuando ni siquiera alcanzaron a pasar la primera ronda.

Su rival de este miércoles es mucho más nuevo: su primera participación data de Francia ´98, cuando tuvo, además de su debut, una actuación histórica. Antes, Croacia – como país y también como selección – formaba parte de Yugoslavia, desmembrada en 1990.

En su primera vez en la Copa, la selección croata compartió grupo con Argentina, como en este mundial. Después avanzó hasta que el local lo frenó con un 2 a 1 que lo mandó a pelear por el tercer puesto contra Holanda, que en la misma instancia había caído contra Brasil.

Croacia se impuso en ese encuentro y logró un más que meritorio 3° puesto. Su participaciones siguientes (Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Brasil 2014) fueron más bien decepcionantes: en ninguna ocasión superó la fase de grupos.

Estos antecedentes marcan, también, un dato más: la final será inédita. Cualquieras sean las selecciones que clasifiquen para el último partido, será el primer enfrentamiento entre ellas en una final de Copa del Mundo.

Al parecer, Rusia 2018 depara sorpresas hasta el último minuto.

 

 

Por Facundo Insegna.