La increíble definición del Grupo B

El segundo grupo del Mundial fue más parejo de lo que se preveía: los grandes candidatos para clasificar a octavos eran, desde el primer momento, España y Portugal – en ese orden -; y lo hicieron, pero no sin cierta dosis de sufrimiento.

El empate 3 a 3 entre las dos selecciones más fuertes en la primera fecha abrió las chances de Irán hasta el final, que ganó en su presentación ante Marruecos. En la segunda jornada, España venció a Irán y Portugal hizo lo propio con los marroquíes.

Con esos resultados, España, Portugal e Irán llegaron a la última fecha con posibilidades de acceder a la siguiente fase. Los ibéricos clasificaban con el empate, pero si los asiáticos le ganaban a los portugueses podían disputar el primer puesto y dejar afuera al equipo de Cristiano Ronaldo.

Con ese panorama, España jugaba tranquilo, pero Marruecos estaba decidido a hacer historia y se adelantó en el marcador. El conjunto que dirige Fernando Hierro mantenía su juego de toques en la mitad de la cancha pero no lograba quebrar a la defensa rival.

Tuvo que aparecer Isco para tranquilizar a su equipo y empatar el marcador para terminar el primer tiempo 1 a 1.

Mientras tanto, en el otro partido, un golazo de Quaresma aventajaba a Portugal y no solo le aseguraba la clasificación, sino también el primer lugar de la zona.

El segundo tiempo mostró a los marroquíes más dispuestos al ataque: el arquero De Gea y el palo salvaron a los españoles de sucumbir. En esos momentos, Cristiano Ronaldo fallaba un penal cobrado por asistencia del VAR.

España atacaba pero no podía doblegar a su rival, que también se animaba a lastimarlo. Hasta que en un tiro de esquina, En Nesyri cabeceó solo en el centro del área y clavó el segundo para de Marruecos, que se despedía del Mundial de Rusia a lo grande. Faltaban solo 9 minutos más el descuento para terminar el partido.

En el otro cotejo, CR7 recibía una nueva ayuda del VAR: le dio un codazo a un rival pero solo fue amonestado.

 

Después de los 90 minutos en ambos juegos, el VAR volvió a ser protagonista: Iago Aspas empató para España con una exquisita definición de taco, pero el gol fue momentáneamente anulado por un supuesto fuera de juego. Luego del análisis de los asistentes, el árbitro convalidó la marcación: los ibéricos se aseguraban el pase a octavos, pero segundos en el grupo, porque todavía ganaba Portugal.

Irán, que si no ganaba quedaba afuera, fue quien se benefició con VAR: penal, que Karim Ansarifard transformó en gol. Los asiáticos a un gol de clasificar.

Sobre el final, CR7 y su equipo pudieron quedar afuera: Taremi, desde el centro del área, remató de zurda y su remate se fue apenas desviado.
Los dos partidos terminaron empatados. España quedó primero, por mayor cantidad de goles a favor (6: los 3 contra Portugal, 1 contra Irán y 2 contra Marruecos), y Portugal segundo (5 goles a favor: 3 contra España, 1 contra Marruecos y 1 contra Irán).

Así, en los octavos de final, los dos del grupo B se enfrentarán a los clasificados del grupo A: Uruguay y Rusia, respectivamente. Son los primeros cruces confirmados de la primera etapa de la fase eliminatoria.

 

 

Por Facundo Insegna.