La inflación contribuye a alcanzar el objetivo fiscal

El acuerdo con el FMI prevé un déficit primario -gastos menos ingresos antes del pago de intereses- del 2,7% del PBI para 2018. Para alcanzar dicha meta se preveía un déficit acumulado para los primeros nueve meses del año del 1,9%. Sin embargo, en tal período, el déficit primario alcanzó sólo al 1,3%, lo que augura que la meta anual será sobrecumplida, subraya el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano en su último informe.

“Es que los ingresos crecieron un 28,1%, en comparación con los primeros nueve meses de 2017, producto de la inflación, mientras que los gastos lo hicieron sólo un 20,3%”, puntualiza Víctor Beker, director del CENE.

“La evolución del gasto estuvo determinada por un incremento del 28% en las prestaciones sociales y, en cambio, por apenas un 17,5% en los gastos corrientes, con un incremento de 17,8% en los fondos destinados al pago de salarios, además de una disminución del 13,1% en los gastos de capital. El mayor ahorro se produjo en la partida destinada a Vivienda, que tuvo una caída del 43,8%”, continúa el economista.

Mientras tanto, el déficit financiero -gastos totales incluyendo pago de intereses menos ingresos totales- experimentó un incremento del 3,5%, producto del aumento en el pago de intereses. “Este rubro ya se constituyó en el de mayor monto, luego de las jubilaciones y pensiones y los salarios”, completa el director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano.

San Luis 24 Redacción Buenos Aires