La justicia ordenó reincorporar a otros 5 trabajadores despedidos de Arcor San Luis

La jueza Andrea García Vior, a cargo del Juzgado Nacional de 1ª Instancia del Trabajo N°57, resolvió hacer lugar a la medida cautelar solicitada por 5 trabajadores y condenó a Arcor y a su dueño Luis Alejandro Pagani, a reincorporar dentro del quinto día a los trabajadores Alberto Martín Boggia, Claudia Carina Cisterna, César Darío Dueñas, Daniel Omar Quiroga y Claudio Francisco Alfonso Suárez en sus puestos de trabajo en las mismas condiciones vigentes al tiempo de disponerse el cese.

La resolución se da en el marco de los 42 despidos ocurridos en octubre donde ya fueron ordenadas otras 5 reincorporaciones, informó CIS (Comercio, Industria y Servicios) – CTA.

El detalle del fallo

Arcor procedió al despido masivo de trabajadores  sin transitar previamente por el procedimiento preventivo de crisis que alegaba, ni respetó el orden de antigüedad y de cargas de familia previsto para el caso de despidos por causas económicas, que el personal a despedir fue seleccionado por resultar “conflictivo” en función de su actividad sindical o por padecer problemas de salud, que los despidos se decidieron en el marco del conflicto suscitado a raíz de las reclamaciones formuladas por la nueva representación sindical de los trabajadores y que los demandantes habían tenido una participación activa y relevante en la contienda electoral en la que resultaron electos delegados, por la lista Azul y Blanca, los compañeros Benavente, Sturma, García, Quiroga y Reggio, con los cuales colaboraron en forma sostenida.

Afirman que con posterioridad la empresa desmanteló el lugar donde se realizaban las reuniones del cuerpo de delegados (“cuarto gremial”) y que violentó la conciliación obligatoria dispuesta el 6/11/19 al no admitir la reincorporación siquiera provisoria de los despedidos.

El juez dio por acreditado que los actores fueron despedidos mediante Acta Notarial de fecha 28/10/2019 en la que se les comunicara que “con motivo de la reestructuración de los procesos de nuestra planta, agravada por una importante y sostenida caída en los volúmenes de producción… la empresa ha decidido prescindir de sus servicios”, como así también que tales actos fueron objeto de inmediato cuestionamiento telegráfico.

Surge verosímil por otra parte que los despidos cuestionados se habrían decidido en el marco del conflicto suscitado a raíz de los despidos dispuestos por la empresa en septiembre de 2019 y que el nuevo cuerpo de delegados en el establecimiento habría estado formulando también otros reclamos en los meses previos a las medidas cuestionadas. En cuanto al desarrollo de actividades sindicales y de representación por parte de los trabajadores que demandaron a Arcor –para el juez “activistas gremiales no orgánicos”-, los testimonios de los delegados Ariel Adrián García y de César Antonio Sturma brindan indicios suficientes en favor del planteo actoral en relación a su estrecha vinculación con el quehacer gremial dentro de la agrupación a la que apoyaran (Lista Azul y Blanca del STIA).

En un principio, se habrían alegado factores económicos para justificar el despido de los 42 trabajadores entre los cuales se encontraban los 5 ahora reincorporados, sin embargo, no lucen expresos en las comunicaciones de despidos –conf. art. 247 de la LCT-.

El hecho de que no se trate de representantes sindicales orgánicos no  impide a mi juicio analizar la viabilidad de una medida cautelar de carácter innovativo como la que se deduce en el marco de una acción fundada en  lo dispuesto en el art. 43 de la CN, en el art. 47 de la LAS y en  el art. 1º de la ley 23592, además de las doctrinas ‘ATE-Rossi c/Estado Nacional’, ‘Alvarez c/Cencosud’, ‘López c/Carrefour Avellaneda’.

Si bien podría sostenerse que los planteos referidos a que no se ha agotado previamente el procedimiento preventivo de crisis de empresa (conf. arts. 98 y 104 de la ley 24013) ni a que  la empresa no  habría seguido los criterios aplicables para los casos de despidos por falta o disminución de trabajo (conf. arg. art. 247 LCT), lo cierto es que tales extremos tornan dudosa la real motivación del cese y que con el mero “fumus bonus iuris” en cuanto al carácter antisindical de la medida basta para acceder al dictado de una medida de resguardo de carácter meramente precautorio de los trabajadores.

En efecto, en materia de libertad sindical se impone adoptar un criterio amplio de interpretación en salvaguarda de los derechos y libertades invocados por los trabajadores que peticionan, por lo que sin perjuicio de lo que eventualmente pudiera decidirse en la cuestión de fondo, corresponde acceder a la medida cautelar peticionada, y por las circunstancias que “prima facie” se denuncian y surgen indiciariamente acreditadas, consecuentemente, por lo expuesto y oída que fuera la Sra. Representante del Ministerio Público, “RESUELVO: Hacer lugar a la medida cautelar solicitada por la parte actora y condenar a ARCOR SAIC  a reincorporar dentro del quinto día a los Sres. Alberto Martín BOGGIA, Claudia Carina CISTERNA, César Darío DUEÑAS, Daniel Omar QUIROGA y Claudio Francisco ALFONSO SUÁREZ  en sus puestos de trabajo en las mismas condiciones vigentes al tiempo de disponerse el cese, en forma provisoria  y  hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo,  todo ello bajo apercibimiento de aplicar  astreintes (MULTAS)  por cada día de demora (art. 37 CPCCN y art. 804 CCCN).  NOTIFIQUESE URGENTE Y EN EL DIA”. ANDREA E. GARCIA VIOR. JUEZ SUBROGANTE. Queda Ud. legalmente notificado Fdo.: KARINA ANDREA BENITEZ, PROSECRETARIA ADMINISTRATIVA

× Whatsapp