La lucha de Nicole: tiene 19 años e impulsa un cambio cultural para hacerle frente a la crisis del medio ambiente

Nicole Becker habla rápido, con seguridad y es super articulada. Al oírla se nota que sabe muy bien lo que dice. Que se pasa todo el tiempo informándose sobre los problemas ambientales y sociales que enfrenta la humanidad en este nuevo milenio. Con 19 años, ella representa a una nueva generación de jóvenes preocupados por el medio ambiente que avanzan con la fuerza de un huracán. Estudia derecho, pero dedica su vida a informar a los demás sobre los desafíos que hay en nuestro planeta. Comprometida mil por ciento con su lucha, Nicole está dando su vida a una causa que ella, y muchos miles como ella en el mundo, cree que es la única forma de salvar el futuro tan amenazado por el calentamiento global y otras crisis climáticas y sociales.

Ella, con otros 16 jovenes de otros países de América Latina, forman parte de una campaña de UNICEF, que junto al movimiento Jóvenes por el Clima (@jovenesporelclimarg) -al cual Nicole pertenece- lanzaron la campaña #UnaSolaGeneración, que advierte sobre la crisis climática que pone en jaque el presente y el futuro de los chicos, las chicas y adolescentes, en el marco del Día Mundial de los Niños y las Niñas, que es este viernes 20 de noviembre.

Nicole (@nickibecker) hasta principios del año pasado no estaba involucrada en temas ambientales. Su narrativa -como ella misma describe- cambió cuando vio un video de miles de jóvenes en Europa marchando por el cambio climático.

“Ya estaba involucrada en el feminismo y en los problemas sociales del país. Pero cuando vi ese video me di cuenta de que en Argentina el tema no estaba en agenda y que la crisis ambiental no era un problema ajeno a todas las demás problemáticas sociales que tenemos en nuestro país. En ese momento decidí realizar un movilización en Argentina y para mi sorpresa vinieron unas cinco mil personas. La respuesta fue increible porque nunca creí que pudiéramos juntar tanta gente tan rápido. Ahí me di cuenta de que había muchos jóvenes que también pensaban lo mismo que yo”.

Dice que, antes de meterse de lleno en el ambientalismo, entendía que para el argentino el cambio climático, “no era una prioridad debido a todos los problemas sociales que tenemos”. Pero luego se informó bien y descubrió que todo está relacionado. “Esta nueva generación de ambientalistas rompe un poco con la imagen tradicional. No se trata únicamente de acciones individuales concretas como el reciclaje. Se trata de una toma de conciencia colectiva que tiene que ver con cambios de hábitos y culturas profundos. Porque el cambio climático profundiza las desigualdades”, sostiene. 

Fue con tanta fuerza que entró Nicole al ambientalismo que en menos de un año, a fines del 2019, participó de un congreso de cambio climático que organizó la ONU. “Me becaron para ir y ahí tuve posibilidades de encontrarme con jovenes de otros países que luchaban por lo mismo. Y luego participé en la movilización de más de un millón en Madrid. Estaba muy emocionada. Sentía la fuerza de un reclamo generacional y sentía que estaba contactada con todas las personas que estaban ahí”.

Asegura que “la esperanza está en el movimiento, no en una persona o en un presidente”. Y remarcó que “si no hacemos nosotros este movimiento no hay nadie más que lo haga”.

Dice que no va a parar hasta que no frene la crisis climática. Por eso, para ella, es clave “hacer una campaña comunicativa dentro de la sociedad, con el objetivo de poder aprobar una ley de humedales, que es el mayor reclamo acá en Argentina. Sé que la ley no es un papel mágico, pero creo que es un paso muy importante. Porque no hay una regulación que frene el ecocidio. Esta ley no dice que no se pueda producir. La idea es saber de qué forma y cuándo para conservar la tierra y que no se seque y sea menos fértil”. Además apuntó que los humedales absorben el carbono y eso es importante para frenar el calentamiento global.

La campaña de Unicef

La movida -que promueve las acciones y participación de los y las jóvenes- incluye posteos en redes sociales e intervenciones en la vía pública que advierten sobre varias de las situaciones causadas por el cambio climático, como el incremento de incendios desatados por la destrucción de ecosistemas o la incidencia de la crisis climática en la propagación de enfermedades. Además, impulsa la necesidad de contar con una Ley de Humedales, como uno de los reclamos fundamentales de los y las jóvenes.

El cambio climático impacta sobre la salud de la población en todo el mundo, especialmente en la primera infancia: el 90% de las enfermedades relacionadas a esta problemática afecta a niños y niñas menores de 5 años. En Argentina, los cambios que ya se observan en el clima y, sobre todo, los escenarios proyectados para las próximas décadas muestran un impacto potencial significativo que afectará desde la salud hasta la economía. Muchas de estas repercusiones impactarán en la niñez y adolescencia, especialmente en las poblaciones más vulnerables.

“Los chicos y las chicas nos alertan sobre la crisis climática y nos convocan para promover acciones que son urgentes, para construir un futuro mejor y más sustentable. Las personas adultas tenemos que apoyarlos, unirnos a ellos en una sola generación. De no tomar medidas ya, el cambio climático profundizará las desigualdades y causará daños a las futuras generaciones”, afirmó la representante de UNICEF Argentina, Luisa Brumana.

Los Jóvenes por el Clima y UNICEF difundirán a través de las redes sociales un manifiesto que resalta el derecho de los jóvenes a expresar sus preocupaciones para que la acción por el clima sea una prioridad en la agenda política y llamarán a actuar a toda la sociedad, sin distinción de edades, como una #UnaSolaGeneración.

“Tenemos derecho a tener un futuro, tenemos derecho a reclamar que las acciones por el clima sean una prioridad para los que toman las decisiones, si no reclamamos, si no militamos la protección ambiental, la crisis climática se come nuestro futuro”, señala el manifiesto. La campaña también apoya la participación y movilización de los jóvenes para advertir sobre la necesidad de sancionar una ley para la conservación, restauración y protección de los humedales.

A partir de esta semana, además, UNICEF convoca a los chicos y las chicas a participar de una encuesta en U-Report y dar cuenta de sus percepciones sobre el cambio climático, la Ley de Humedales y las respuestas que los gobiernos y la sociedad deben dar para mitigar la crisis climática.

Fuente: Clarín