La mejor receta para hacer fainá casera: apta para veganos y perfecta para una noche de pizzas

En la mesa donde hay pizza, no debería faltar una porción de fainá. Hecha a base de harina de garbanzo, la receta originaria de Génova, Italia llegó a la Argentina de la mano de los inmigrantes que abrieron las primeras pizzerías de Buenos Aires. 

Si bien es común verla junto a las pizzas, hay varias maneras de transformar tu fainá en el plato fuerte de la noche. La influencer culinaria Paulina Cocina recomienda un par de reversiones en su blog:

Una opción fácil y rápida es darle una terminación especial y transformarla en una pizza. Con un poco de cebolla carmelizada y queso azul, también se puede probar con tomates cherries y albahaca, o agregarle jamón crudo, parmesano y aceitunas negras para que el tradicional plato se transforma completamente.

Otra opción es preparar la fainá rellena. Separando la mezcla, cuando la primera mitad esté firme después de cocinar un ratito en el horno, la sacamos antes de que se termine de cocinar y le agregamos el relleno a elección. Luego le agregamos el resto de la mezcla y la sacamos, ahora sí, cuando esté bien cocinada.

Para agregarle un poco de frescura a la mezcla original también se le puede sumar una o dos cebollas de verdeo, cortadas bien finitas, antes de mandarla al horno. Por último, Paulina Cocina recomienda agregar 400 gramos de ricota al fainá. Luego de escurrir bien el queso, lo agregás a la mezcla y hasta podés tirar un par de cucharadas de queso rallado. ¡Buen provecho!

Receta de Fainá

Ingredientes (comen cuatro personas):

  • 300 gr de harina de garbanzos
  • 850 ml de agua
  • 100 ml de aceite (preferiblemente de oliva)
  • Sal a gusto
  • Pimienta negra a gusto

Método de preparación

  1. Primero, en un bol mezclar la harina de garbanzo con la sal y pimienta a gusto, incorprando los tres ingredientes bien.
  2. A la mezcla seca agregar poco a poco el agua y, con ayuda de un batidor o un tenedor, mezclar bien. No dejar que se formen grumos en la mezcla, debe quedar homogénea.
  3. Sumar el aceite y volver a revolver hasta incorporar todos los ingredientes.
  4. Idealmente, dejar la mezcla en la heladera durante la noche. El reposo permite que los garbanzos se hidraten y tomen el gusto del aceite y la pimienta.
  5. Precalentar el horno a fuego fuerte y preparar la pizzera. Lubricar con aceite la base y los costados de la pizzera.
  6. Vertir la mezcla en la pizzera y dejar en el horno a fuego fuerte por 20 minutos. El tiempo puede variar, revisar periódicamente hasta que la masa quede bien cocida.

¡A comer!

Fuente: Crónica

× ¿Te ayudamos?