La mercedina que ingresó a la Provincia sin permiso pidió disculpas y aclaró: “No vine escondida”

AUDIO: ACUSADA DE INGRESAR A LA PROVINCIA SIN PERMISO

{mp3}joven29042020{/mp3}

 

Gentileza: FM Latina

 

La joven de Villa Mercedes que el Gobierno denunció por haber ingresado a la Provincia sin la autorización correspondiente pidió disculpas, aclaró que cumplió la cuarentena en la provincia de Córdoba, y aseguró que no entró a San Luis escondida en la carga de un camión.

“Me disculpo con todas aquellas personas a las cuales les falté el respeto burlando los límites provinciales. Le pido disculpas a todas las que han realizado la cuarentena”, indicó la joven, que no quiso dar a conocer su nombre, en una entrevista en FM Latina de Villa Mercedes.

La mujer especificó que estuvo desde el mes de febrero en Brasil, haciendo un voluntariado en un centro oncológico infanto-juvenil de la ciudad de Natal y que tenía previsto regresar al país recién a comienzos de abril.

“No es que estuve de vacaciones en Brasil y me vine a contagiar (coronavirus) a la Provincia”, afirmó. “Viajamos en febrero a Brasil, cuando todavía no circulaba mucha información sobre el coronavirus ni en Argentina ni en otros países”, agregó.

En el reporte provincial sobre la pandemia del martes, el Coordinador del Ministerio de Gobierno, Seguridad, Justicia y Culto, Luciano Anastasi, detalló que el caso de la chica fue denunciado para que la Justicia investigue el episodio.

En sus declaraciones radiales, la acusada detalló que, junto a la amiga con la que realizaba la experiencia en el vecino país, “entramos en desesperación cuando nos enteramos de los recaudos que se estaban tomando en Argentina con el tema de la pandemia”.

“Teníamos pasaje para los primeros días de abril y fue muy desesperante porque supimos que se venía bastante feo. Nos pusimos en contacto con las aerolíneas y no nos quisieron reconocer un centavo para cambiar el pasaje, tuvimos que sacar otro y conseguimos para Foz de Iguazú”, contó la mujer.

“A partir de ahí fue todo una pesadilla. Hace dos meses que estoy con estrés emocional. Nadie va a entender lo que es tener pánico de no saber si podés volver a tu casa”, aseveró.

Para comprar los pasajes, debieron pedir una tarjeta de crédito prestada a una familia brasileña que los alojó en Natal. “Había rumores que iban a cerrar los vuelos; vivimos el terror en carne propia”, sentenció.

Las jóvenes partieron el 20 de marzo y al día siguiente ya estaban en la frontera con Argentina. “Cuando entramos, nos hicieron controles, nos tomaron la temperatura y tenían todas las medidas de salud e higiene. Respetamos todas las medidas habidas y por haber”, aseguró la joven.

También relató que, como ya regía el aislamiento social obligatorio, no había transporte para llegar hasta San Luis. Por eso, consiguió viajar a Córdoba, donde alquila un departamento en el que vivía hasta antes de ir a Brasil.

En el trayecto, el transporte se detuvo en varios controles, donde les volvieron a tomar la temperatura y llenar declaraciones juradas.

“Llegué a mi departamento a Córdoba, donde tenía pocos recursos porque estaba en plan para mudarme. En 15 días no salí; cumplí la cuarentena obligatoria”, añadió a la periodista Romina Lucero.

Pasados los 15 días, el Gobierno Nacional emitió un decreto con un permiso especial para todos aquellos que hubieran quedado varados en provincias diferentes a las de su domicilio. La chica tiene domicilio en Villa Mercedes (donde vive su familia), por lo que decidió buscar la forma de trasladarse a la provincia. Mientras, inició los trámites para obtener el permiso provincial que le permitiera el ingreso.

“Me dieron el permiso nacional el lunes y podía viajar hasta el martes. Conseguí un transfer hasta Río Cuarto. Fui con una mochila y dos mudas de ropa, nada más. Tenía que apurarme”, indicó.

En su contacto con el Comité de Crisis, le informaron que su trámite seguía en gestión, pero que le iban a asignar un día para ingresar a San Luis.

“Tuve una sensación de terror y mezcla rara de sentimientos encontrados”, afirmó. En Río Cuarto hizo dedo durante más de una hora y media hasta que un camión la levantó.

“En ningún momento vine escondida en el camión, venía sentada en el único asiento que hay con cinturón. Además vine con barbijo y el conductor tenía alcohol en gel”, narró. El camionero le dijo que iba a Mendoza y debía pasar por Villa Mercedes.

Al llegar al límite provincial, según contó, recién recordó lo del permiso provincial. “Fue ignorancia de todo lo que estaba pasando en la provincia, nunca consideré tan importante lo del permiso. El gobernador (Alberto Rodríguez Saá) y la Provincia están haciendo las cosas muy bien”, dijo.

En el ingreso por la Ruta 7, el camión (al ser de cargas, autorizado para circular por el país) hizo la cola correspondiente y luego ingresó, sin que el control policial lo detuviera.

“En ningún momento vine escondida en el camión”, remarcó la joven.

× Whatsapp