La muerte de una joven de 18 años embarazada: juzgan a su exnovio por violarla, pero la familia cree que además la mató

Agustina Fredes tenía 18 años y estaba embarazada cuando murió en la ciudad de Mar del Plata en abril de 2017. Unos meses antes, la joven había denunciado haber sido violada por su expareja, un integrante del Ejército llamado Matías Acevedo de quien se había separado por los reiterados episodios de violencia de género. Esta semana empieza el juicio por el abuso sexual, pero su familia reclama que se juzgue un femicidio.

Acevedo se encuentra detenido desde diciembre de 2019 por la violación y desde hoy ocupará el banquillo de los acusados y tendrá que responder ante un tribunal por ese hecho, aunque no por la muerte de la adolescente con la que había estado poco más de cinco meses de novio.

En relación a esto, la postura de la familia de Agustina es firme. Para ellos, su muerte fue provocada por las lesiones que le generó el agresor y exigen que el caso se trate como un femicidio. “Seguiré peleando para que haya otro juicio por su muerte”, dijo Blanca Ozán, madre a la víctima, en diálogo con el portal local Qué Digital.

Según el relato de la mujer, cuando su hija y el acusado llevaban alrededor de un mes de relación empezaron a aparecer las primeras señales de violencia por parte de él, que después amenazaba a Agustina para que no lo denunciara.

El 28 de enero de 2017, Agustina presentó la primera denuncia contra Acevedo, a quien acusó por abuso sexual. “A un mes de esta primera denuncia, Agustina es violentada y abusada nuevamente por este sujeto generándole daños y lesiones físicas, y por consecuente, también psicológicas”, relató Blanca, que ya en esa oportunidad acompañó a su hija a realizar una nueva presentación.

A mediados de abril de ese año, el 18, la familia de Agustina se enteró de que estaba embarazada como consecuencia de esas violaciones. Cinco días después, tuvieron que trasladar a la joven desvanecida al Hospital Materno Infantil, y allí la derivaron al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), donde los médicos les informaron que tenía muerte cerebral.

“El informe de las autoridades estableció que Agustina Fredes murió por embarazo ectópico”, indicó la madre, que nunca creyó en esa explicación. “La causa por los causales de muerte me la cerraron sin previa investigación, ellos dijeron que era un embarazo ectópico y eso es lo que la llevó a ella a la muerte, pero no fue eso, fueron los daños que Acevedo le propinó a ella interiormente en sus órganos”, afirmó.

Con el avance de la causa, el acusado fue detenido por el abuso sexual a fines de 2019 y casi un año después, el fiscal Juan Pablo Lódola elevó el caso a juicio.

“Furia Feminista Mar del Plata”, un colectivo de mujeres que reclama justicia por diversos casos de femicidio y violencia de género, difundió días atrás un comunicado en las redes en el que cuestionó la manera en que las autoridades “se burlaron” de la familia de Agustina.

“Les comunicaron que debía buscar testigos a quienes Agustina les haya mostrado el ano y la vagina para justificar las violaciones para que sean fehacientes a lo que denunciaba su familia. En todo momento las instituciones buscaron justificar y culpabilizar a la víctima sobre lo sucedido. No activaron la apertura de ninguna investigación, como tampoco tuvieron respeto hacia Agustina, ni hacia su familia”, expresaron.

El pedido de autopsia que realizó en junio de 2017 la familia de la joven fue rechazado porque consideraron “que no era necesaria”. En la publicación, la organización adhiere a las sospechas de la familia sobre un presunto encubrimiento facilitado por familiares de Acevedo, algunos prefectos y otros con puestos jerárquicos dentro de la Policía local.

“Su familia sospecha que la dejaron morir para que no hable y no manche la reputación de integrantes de las distintas fuerzas, encubridores y cómplices de Acevedo”, concluyeron.

Fuente: TN

× Whatsapp