La Pampa: el acusado del femicidio de Mirta Fetter empezó una huelga de hambre en la cárcel

Siguen los femicidios en Argentina, este hecho fue en La Pampa, Mirta Fetter (39), madre de tres hijos, y viuda, murió el martes 11 de enero, y por esta causa está detenido Marcelo Darío Agüera, quien en ese momento era su pareja. El acusado empezó una huelga de hambre en la cárcel porque, según él, es inocente: “Empecé una huelga de hambre para que me devuelvan la libertad, porque soy cien por ciento inocente y hace seis meses que estoy detenido”.

Este caso se remonta al 7 de enero, cuando Agüera llamó al 101 para pedir asistencia para la víctima, Mirta Fetter, que supuestamente se había golpeado luego de una caída en su domicilio. Fue trasladada a Santa Rosa para ser atendida por el equipo del Hospital Molas.

Por su parte, Miguel Fetter, hermano de Mirta, aseguró a la prensa que ella fue golpeada: “Se lo dijo a mi mamá (Inés). Le contó a mi mamá que la había golpeado, que le pegó una piña y la revolcó por el suelo”. Agregó que Mirta había salido a tomar algo, y cuando vuelve a su casa, le dice a su expareja que se va, “pero él le pide que se quede, ahí dice que él le pegó una trompada, la tiró al piso y la revolcó”.

A su vez, el detenido en diálogo con La Arena dijo: “Mi compañera sufrió un accidente, pero me acusaron de femicidio. Es mentira, nunca maté a nadie. Estoy viviendo un infierno porque no hay ninguna prueba, pero sigo privado de libertad injustamente. Soy albañil, tengo 39 años, no registro ningún antecedente de violencia y nunca había estado detenido”.

Según las palabras del hermano de la víctima, Mirta lo conocía “hace tres o cuatro días”. Agregó que él se enteró al otro día de la golpiza, y relató que ella estuvo internada en el Molas hasta que le dieron el alta, y de ahí se fue con su mamá. “A la tarde la encontraron inconsciente en la cama, la trasladaron al Molas y ya le diagnosticaron muerte cerebral. Falleció al otro día a las 8 de la mañana”.

Agüera aseguró que: “El fiscal Casais me acusa sin pruebas”. Luego agregó, que “en el juicio voy a demostrar mi inocencia, porque está clarito como el agua que no la maté. Siempre me mantuve a derecho, nunca tuve una denuncia previa y pasé todas las pericias”. También comentó lo que recuerda de aquel día: él había llegado de trabajar, “comimos un asado y nos acostamos a dormir la siesta: estaba muy cansado porque había descargado 15 pallets de cerámicos”.

Luego, dijo que: “Salí de la cocina con el celular, y ella salió detrás de mí y cayó desmayada. Enseguida llamé a un vecino, le pedí que llamara a una ambulancia y a la policía, a quienes esperé en la puerta hasta que llegaron y los acompañé cuando ingresaron”.

Fuente: Vía País