La UNSL se despegó de las denuncias de “corrupción K” y se puso a disposición de la Justicia

A través de la Subsecretaría de Comunicación Institucional, el rectorado de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) aclaró este miércoles que realiza una “gestión transparente” de los fondos y se puso a disposición de la justicia en el marco de la investigación por supuestas maniobras de corrupción durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Con declaraciones del rector, Félix Nieto Quintas, el portal de noticias de la casa de estudios “respondió” acusaciones que hiciera la abogada Silvina Martínez, ex funcionaria de la Inspección General de Justicia (IGJ), quién dijo, en el programa 4 días que conduce Luis Majul en A24, que la UNSL era utilizada para “triangulación” de fondos.

“El Ministerio de Educación contrataba a la Universidad de San Luis para contratar a sus propias empresas, siempre las mismas; la plata no se sabe dónde está”, denunció en vivo la letrada.

Nieto Quintas aseguró que la información de la UNSL “es pública” y “está disponible”. Además, manifestó “la plena e inmediata disposición de la Universidad para colaborar con la justicia federal o los organismos que lo requieran”.

“La UNSL oportunamente suscribió convenios con el Ministerio de Educación de la Nación para colaborar en la ejecución de diferentes actividades impulsadas desde la Nación. La Universidad mediante estos convenios se convirtió en Unidad Ejecutora del Ministerio de Educación para la adquisición, contratación, etc., de diferentes actividades educativas que fijaba el Ministerio como necesidad. Esta modalidad no ha sido una modalidad privativa del gobierno nacional de Cristina Fernández, sino que el actual gobierno nacional impulsó la ejecución de fondos en la gestión del Ministro Esteban Bullrich con el mismo mecanismo de Convenios, tanto con nuestra Universidad y como con otras universidades”, informó la casa de estudios.

“La UNSL, al igual que otras universidades nacionales, ejecutó compras y contrataciones en un todo de acuerdo a la legislación vigente, donde por actuar como unidad ejecutora de dicho convenio, suscripto entre el Rector y los Sres. Ministros, nuestra casa de estudios accedió a un porcentaje por administración de dichos fondos. Este mecanismo significó un gran beneficio a la Universidad en la incorporación de esos recursos propios en el presupuesto de cada año respectivo”, remarca la nota publicada en el sitio web oficial.

Además, recordó que, para dar trámite a las contrataciones se ejecutaron los sistemas de SIU DIAGUITA; y SIU PILAGA, para registrar los movimientos contables, liquidar y proceder al pago, con la intervención de la totalidad del personal de la Secretaria de Hacienda y Administración. “Este procedimiento garantizó la intervención de los pasos correctos como decretos, pagos, retenciones, transferencias bancarias a cada uno de los proveedores, etcétera”, afirma.

“Dicha ejecución de los fondos fue analizada a la Unidad de Auditoria Interna de la Universidad (UAI) luego de un pedido de informe solicitado. En esa oportunidad, se determinó que el registro y ejecución económica fueron correctos y que la metodología del procedimiento de fondos rotatorios fue correctamente aplicable. El informe señaló además que no se registró ninguna anomalía ni con los proveedores ni con los precios, al tiempo que no se registraron inconvenientes con los servicios solicitados por el Ministerio y prestados por las empresas”, sigue.

También informó que “todos los Convenios fueron rendidos oportunamente a la Secretaria de Políticas Universitarias (SPU) tanto en las presidencias de Cristina Fernández, como en la de Mauricio Macri habiendo sido aprobados por las instancias correspondientes”.

“El informe de Auditoría fue elevado para su aprobación al Consejo Superior de la Universidad. En este sentido, el Consejo Superior de la UNSL por medio de la resolución Nº 64/18 y por unanimidad aprobó el informe elevado por el rector Nieto Quintas en que se detalló la ejecución de los fondos ingresados a la universidad en los años 2014 y 2015 bajo la modalidad explicada”, agrega la publicación.

Por último, las autoridades de la UNSL manifestaron su preocupación por el escenario de sospecha que pesa sobre las UUNN y rechazaron enérgicamente “los reiterados embates por medio de los cuales se pone en duda la transparencia y rol de la Universidad Pública en el proyecto de desarrollo del país”.

La justicia investiga si durante el kirchnerismo se utilizaban las Universidades públicas para girar fondos que luego eran utilizados para financiar la política o para negociados, aprovechando la autarquía de las casas de estudios, que les permite no rendir cuentas.

× ¿Te ayudamos?