Las exposiciones en el Senado generaron fuertes cruces por la legalización del aborto

La tercera jornada de exposiciones en el Senado sobre la legalización del aborto subió la temperatura del debate. Hubo varios cruces entre los legisladores e invitados y fuertes declaraciones en contra de la Iglesia Católica.

Los momentos de mayor tensión se dieron durante las exposiciones de la exsenadora María Eugenia Estenssoro, que lanzó duras críticas contra la Iglesia, y del periodista Mariano Obarrio, que además de criticar la legalización del aborto tuvo entredichos con las senadoras Beatriz Mirkin y Pamela Verasay.

Estenssoro, que reiteró que se realizó un aborto a los 21 años, cuestionó “los folletos que está repartiendo” la Iglesia en diversas escuelas “donde se adoctrina, porque están llenos de de mentiras científicas e históricas” y “les dicen a los chicos que los anticonceptivos no previenen el aborto, no ayudan a no quedar embarazadas cuando no lo desean”.

“La Iglesia se opuso a la educación pública de Sarmiento, al matrimonio civil, al voto femenino, a la educación sexual, se opone a las campañas de anticoncepción. Se opone a que las mujeres podamos decidir cómo queremos ser madres, cuántos hijos queremos traer al mundo, con responsabilidad y con amor”, señaló.

Tras ello, la exsenadora de la Coalición Cívica disparó: “No hablan de los y las jóvenes violados en instituciones religiosas de la Argentina y de todo el mundo. No hemos visto marchas de la vida convocando a los niños abusados”.

La tucumana Silvia Elías de Pérez, una de las abanderadas del rechazo a la legalización, le salió al cruce al señalar que se sintió “triste porque en lugar de hablar del proyecto ha hablado de la Iglesia Católica” cuando “es normal que una institución exprese su opinión”.

No fue la única polémica en la que participó Elías de Pérez, que también fue cuestionada por su comprovinciana del justicialista Beatriz Mirkin por haberle preguntado a casi todos los expositores a favor quién los financiaba.

Por su parte, el periodista Obarrio sostuvo que “siempre que algo que es ilegal se convierte en legal, pasa a estar incentivado y promovido” y que el proyecto “crea un incentivo para que aumenten los abortos”, y agregó que “no tiene en cuenta el derecho de los hombres, tanto que se habla de igualdad de género”.

En este caso, el cruce fue con la senadora tucumana Beatriz Mirkin, quien luego de reclamarle que no trate de “asesinos” a los legisladores, le argumentó: “Su puesta en escena de que ustedes son los provida y los que están a favor de legalizar son los pro muerte es la mejor muestra de división de la sociedad en dos”.

Luego le señaló que “los varones son los primeros que se van, no vuelven más y quedan las mujeres solas”, ante lo cual Obarrio la cruzó: “Usted es senadora por Tucumán, donde mayoritariamente la gente piensa que hay que defender las dos vidas”.

Esa confrontación enojó a varios senadores pero especialmente a la mendocina Pamela Verasay, quien luego de realizarle diversas preguntas y de tener que pedirle a Obarrio reiteradamente que no la interrumpiera, arrojó el micrófono sobre la mesa, visiblemente molesta por las interrupciones del periodista.

Una de las cosas que le preguntó la mendocina fue “en representación de qué institución” hablaba y el periodista contestó que lo hacía en nombre “de los que creen que hay que cuidar las dos vidas”.