Lavado de dinero: la batalla que México ha perdido contra el crimen organizado

En México se blanquean alrededor de USD 50,000 millones cada año, así lo señalan diversos reportes del gobierno nacional y estadounidenses. Y aunque se han dado avances en la materia, el país sigue enfrentando grandes retos en cuanto al blanqueo de capitales.

 

En su última evaluación, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), criticó a México por la baja cantidad de acciones penales y condenas que registra por casos de lavado de activos, así como por las esporádicas ocasiones en las que realiza investigaciones financieras.

 

“Se detectaron deficiencias significativas en el modo en que se investigan los casos de lavado de activos. Específicamente, solo muy raramente se realizan investigaciones financieras paralelas y el lavado de activos rara vez es perseguido penalmente como un delito autónomo. El nivel de corrupción que afecta a las autoridades del orden público (AOP), en particular en el ámbito de los estados, socava su capacidad para investigar y perseguir penalmente los delitos graves”, señaló GAFI en su informe publicado en 2018.

 

El organismo intergubernamental, creado específicamente para elaborar y promover medidas para combatir el blanqueo de capitales, ha dicho que aunque México tiene un régimen maduro contra el lavado de activos y financiamiento de terrorismo, el país se enfrenta a mayor vulnerabilidad en el delito debido a la presencia del crimen organizado.

El tráfico de drogas, extorsión, corrupción y evasión fiscal, son algunas de las actividades delictivas ligadas al lavado de activos, y pese a que hay un marco legal, “no se persigue el decomiso del producto y de los instrumentos del delito de forma sistemática como un objetivo de las políticas”.

 

En medio del problema, el sector financiero demuestra la mayor comprensión del riesgo que implica el lavado de dinero y otros delitos fiscales. Sin embargo, sus técnicas de combate aún son limitadas.

El panorama nacional no podría ser más complicado. De acuerdo con una investigación de la firma LexisNexis Risk Solutions, las empresas financieras mexicanas gastan USD 720 millones al año en prevenir el lavado de dinero, sin que repercuta de manera significativa en la disminución del crimen . Y es que según su informe, el 76% de las empresas financieras reportan una pérdida de productividad en los procesos de prevención, con una inversión de hasta ocho horas o más en detectar, analizar e investigar un sólo expediente relacionado con el posible blanqueo de recursos.

 

Entre el 3% y el 10% de los casos revisados por las instituciones financieras termina en un expediente reportado ante las autoridades. A ello se suma el hecho de que las operaciones de lavado de dinero crecen en promedio 20% anualmente, sin que el uso de nuevas tecnologías y servicios se desarrolle por igual.

 

El GAFI añade otro problema para el sector financiero, y es el residual reconocimiento que le otorgan a la corrupción como amenaza principal. Hasta que este factor no se sume al análisis del lavado de dinero, las entidades financieras tendrán resultados poco óptimos.

De acuerdo con las autoridades, el fenómeno más generalizado es el uso indebido de sociedades pantalla y ficticias para cometer los delitos determinantes, como la auto distribución, la malversación de fondos y la evasión fiscal, como así también para invertir los productos ilícitos de la delincuencia organizada y la corrupción en propiedades inmuebles, restaurantes, tiendas y otros negocios en México, Estados Unidos y Centroamérica. Además, parece haber un riesgo no menor de uso indebido de fideicomisos, aunque todos deben estar registrados.

 

Fuente: Infobae

× ¿Te ayudamos?