Lebac: BCRA confía que renueva el 73% (con dólar estable)

El BCRA tendrá hoy su segundo test mensual, desde que arribó la dupla Caputo-Cañonero, al enfrentar otro megavencimiento de Lebac. Según datos del ente monetario, el stock que vence se ha reducido a $525.000 millones luego de varias intervenciones oficiales en el mercado secundario. Claro que aún la magnitud de la deuda del BCRA, que vence cada 30 días, sigue representando poco más del 50% del stock total de Lebac. Las expectativas oficiales dan cuenta que apuntan a un roll-over de los vencimientos en torno al 73%. Esto representa unos $385.000 millones que volverían a estacionarse en Lebac. Al respecto, en el mercado, siguiendo la tónica con la que operaba la gestión anterior, esperan ver hoy tasas de corte para las letras de corto plazo similares a las que se vieron en las últimas jornadas en el mercado secundario, donde se registraron notorios ajustes respecto de las altísimas tasas de la semana pasada. Los datos del mercado muestran que las tasas cortas operaron cerca del 47%. Por ejemplo, soslayando la l
etra que vence mañana (cuya tasa se ubicó en por encima del 53%, cayó más de 370 puntos) la de 30 días se negoció en 46,6% (bajó 210 puntos), la de 65 días a 45,1% (-230 puntos), la de 93 días a 43,8% (-330 puntos) y la de 128 días al 43,5% (-200 puntos). Así y todo, las tasas superan los niveles de pactados en la licitación anterior. En promedio ayer las tasas en el secundario retrocedieron 270 puntos respecto del viernes pasado.

Hoy la licitación será solo de cuatro vencimientos (uno menos que en junio), siendo el más largo a noviembre. De esta manera se va concretando, gradualmente, la eliminación de las Lebac. Ahora bien, el resto de los vencimientos que no se renovarían (unos $140.000 millones) tendría como destino en primer lugar ir a cubrir los nuevos requerimientos de encajes en una suma cercana a los $80.000 millones. Con relación a esta estimación se presupone que cerca de $50.000 millones vendrán de la mano del BOTE 2020, que precisamente fue diseñado permitiendo que sea computable para integrar los requisitos de efectivo mínimo. Mientras que el resto, o sea, $30.000 millones van a cubrir la posición “en rojo” del sistema financiero estimada en la actualidad. El diferencial entre estos $80.000 millones y los $140.000 millones no renovados ($60.000 millones) el BCRA espera que irían a satisfacer la demanda de dinero estacional vinculada con las vacaciones de invierno. De ahí que desestiman que la inyección de pesos tendrá imp
acto sobre el mercado de cambios.

Fuente: Ambito