Lewin: “En la Defensoría del Público no estamos a favor de sancionar, censurar, multar o encarcelar”

Ante una lluvia de críticas de la oposición, la defensora del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, Miriam Lewin, defendió este lunes la creación del Observatorio NODIO contra las fake news, y enfatizó que el organismo que encabeza “no está a favor de sancionar, censurar, multar o encarcelar”.

Lewin expuso en una picante reunión virtual de la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, las Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización, convocada para responder sobre el lanzamiento del Observatorio de la Desinformación y la Violencia Simbólica.

La funcionaria aclaró que “no se trata de un ente, ni de un organismo, ni de una nueva institución, como se difundió erróneamente por los medios: es simplemente una iniciativa en la que se habla de desarrollos metodológicos, de investigación y análisis, de promoción de iniciativas ciudadanas, de alianzas y asesoramiento”.

Lewin explicó que ya mantuvieron reuniones con representantes de Facebook, Google, ADEPA y FOPEA -algunos de los cuales rechazan NODIO -, y hasta destacó que “hay iniciativas similares en la Unión Europea y prácticamente en todo el mundo”.

“Personalmente, no estoy de acuerdo con las políticas punitivas. Creo que lo que puede resolver esto es un cambio cultural, al que intentamos apuntar con estos insumos”, subrayó, y agregó: “En la Defensoría no estamos a favor de sancionar, censurar, multar o encarcelar, y además eso está fuera de sus competencias”.

La defensora fue más allá y habló de su experiencia personal: “Nunca yo, secuestrada y exdesaparecida, hubiera aceptado un cargo que significara limitar la libertad de expresión de ningún colega. Llevo 35 años de desarrollo de la actividad periodística y muchas de mis investigaciones no hubieran podido ser realizadas en un contexto de censura o persecución”.

Por otra parte, ante una pregunta del senador Víctor Zimmermann (UCR), puntualizó que “NODIO no tiene presupuesto”, sino que “es una línea de trabajo embrionaria dentro de la Defensoría. “Se trata de insumos académicos, de un aporte social que queremos hacer”, resumió.

Lewin insistió en que “NODIO no es una mala idea: es una idea que está alineada con lo que sugieren organismos supranacionales que están muy preocupados por las consecuencias de la difusión de noticias no veraces en Internet”.

“Estoy de acuerdo con que el potencial democratizador de Internet y las redes sociales es infinito. No somos consumidores pasivos de noticias. Pero los contenidos saltan de las redes a los medios convencionales”, advirtió, y tras comentar sobre su experiencia profesional, afirmó: “Los periodistas estamos caminando en un campo minado, y esto hace a nuestro desempeño profesional responsable. Ya no podemos confiar en aquello que circula en otros medios. Tenemos que ser excesivamente precavidos”.

La oposición pidió dar marcha atrás

La radical Karina Banfi llevó la voz cantante de las críticas y no solo consideró que NODIO es “una pésima idea”, sino que invitó a Lewin a “que disuelva” la iniciativa. “No tenemos que impartir miedo a la sociedad en función de la vigilancia”, subrayó la diputada.

Aseguró que tanto Naciones Unidas como la CIDH recomiendan que las iniciativas de observatorios de medios “sean de la sociedad civil”, por lo que “en todo el mundo” son llevadas adelante por “universidades, organizaciones no gubernamentales y asociaciones de periodistas”.

“Nunca se nos hubiese ocurrido la intervención del Estado. El Estado no tiene que intervenir, sino promover. Promover que la sociedad civil se autoregule”, consideró Banfi.

La diputada también le preguntó a Lewin: “¿Qué hacemos con el caso del presidente Alberto Fernández, que el 12 de marzo sugirió a la gente que tomara alguna infusión caliente para disminuir los síntomas del Covid? Lo dijo basándose en un informe de la OMS que luego resultó que era una fake news. ¿Qué haría NODIO con esto?”.

Desde el oficialismo, el diputado Pablo Carro respondió que “hace años que venimos impulsando observatorios desde la universidad, y las universidades públicas son tan Estado como la Defensoría del Público”.

Carro, quien dijo llevar años de investigación y docencia sobre el tema, afirmó que “los observatorios son necesarios e imprescindibles “ y aclaró que en la Defensoría ya se realizaron otros monitoreos y el resultado “no fue censura ni sanción”.

“No se hacen monitoreos simplemente porque a la Defensoría se le ocurre, aunque está entre sus facultades. Lo que hace la Defensoría es defender a las audiencias, y si hay algo que vienen reclamando las audiencias es por la desinformación”, enfatizó el cordobés, y agregó que “a partir de las recomendaciones” que surgen del organismo “los medios mejoran sus producciones”.

El diputado aprovechó para recordar que hace pocos días la jueza federal Maria Eugenia Capuchetti rechazó el pedido del fiscal Carlos Stornelli para dictar una medida cautelar que frenara la puesta en marcha de NODIO.

El radical Miguel Bazze salió al cruce de Carro al señalar que “las universidades no son parte del poder político, sino independientes de él. Y la creación de un observatorio como éste está absolutamente vinculada a la política”.

“Desde el Congreso tenemos que ser garantes de que estas cosas no ocurran desde el Estado. De ninguna manera la libertad de opinión puede estar condicionada a un examen político de nadie”, advirtió, y coincidió con Banfi en que “sería un gravísimo error del oficialismo embarcarse en este proyecto”.

A su turno, el senador Oscar Parrilli sostuvo que “no sirve controlar nada, lo que sí sirve es informar”, y “cuando se trata de dar información, está el derecho del consumidor a tener una información veraz, a que no se le mienta, que no se lo engañe. Y a veces se lo engaña deliberadamente, con animosidad y alevosía”.

Parrilli recordó que cuando se hizo célebre la frase “Clarín miente, se encendió una luz y muchos se empezaron a preguntar si era cierto o no. Y se dieron cuenta de que sí, que mentía, que mentía mucho y que lo hacía deliberada e intencionalmente”.

Por último, el oficialista pidió a Lewin que  NODIO analice “las campañas de difamación de los políticos y de la actividad política”.

Hacia el final, Alfredo Luenzo, quien preside la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, opinó que “en la política contra el odio tenemos que estar todos juntos y  encontrar ámbitos de respeto, sin chicanas”.

San Luis 24 Redacción Buenos Aires