Llegaron al Congreso los primeros capítulos de la reforma laboral

El Gobierno envío al Congreso de la Nación tres capítulos de su proyecto de reforma laboral, cuyo tratamiento se había empantanado en diciembre del año pasado en el Senado por la falta de un acuerdo con el PJ y un sector de la CGT.

El plan del Gobierno será aprobar antes del primer semestre los puntos en los que domina un consenso con los bloques legislativos y con los gremios aliados.

En esta primera tanda se avanzará con el blanqueo de trabajadores informales, las pasantías como capacitación laboral y la creación de una agencia de evaluación de tecnología médica.

El proyecto perdonará a los empleadores en los impuestos previsionales impagos, con la condición de que se declare el vínculo laboral. En tanto, respecto a los años trabajados en negro, se propondrá que se le reconozca al trabajar cinco años de aporte hacia atrás.

Otro punto importante es el que establece la renuncia del empleado a reclamar en un futuro por la vía judicial. “El trabajador puede negarse a entrar al blanqueo y si quiere, puede hacer juicio por los aportes no realizados. Pero si acepta ser formalizado, renuncia al derecho a reclamar judicialmente por los años sin aportes”, explicó el titular de la cartera de Trabajo Jorge Triaca.

La segunda iniciativa corresponde a la creación del Instituto de Formación Profesional, que no solo consistiría en habilitar las pasantías como modalidad de capacitación y no como un vínculo laboral, sino que apuntaría a reconvertir oficios que están desapareciendo.

El tercer proyecto es el de la agencia de tecnología médica, cuya finalidad será la de reducir el nivel de litigiosidad que existe hoy en contra de las obras sociales sindicales. Es una propuesta elaborada codo a codo con los equipos médicos de los gremios y que Macri se las prometió a los dirigentes sindicales durante su primer año de gestión, cuando acordaron el plan de Cobertura Universal de Salud, cuyo financiamiento, en parte, proviene de la caja de las prestadoras sindicales.

En el paquete de normas impulsadas por el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, no figuran los capítulos más irritantes para los sindicalistas, inherentes al tema de las indemnizaciones, la creación de un fondo de desempleo y la rebaja de aportes patronales, ya incluida en la reforma tributaria recientemente sancionada.

No no se descarta que los cambios en la legislación laboral se traten en el recinto en junio, durante el Mundial de Fútbol.