Lo que tenés que saber sobre las billeteras virtuales

La llegada de la pandemia, y la implementación de cuarentenas, aceleró un proceso que venía ocurriendo en todo el mundo. Con el encierro, crecieron la cantidad de usuarios y empresas de billeteras virtuales. De esta forma, el mundo de las Fintech, empresas que utilizan la tecnología para ofrecer servicios financieros, se expandió exponencialmente durante este 2020.

En nuestro país, Mercado Pago, Ualá, Cuenta DNI, BNA+, entre otras, tuvieron un crecimiento exponencial. En algunos casos, el uso de estas apps creció un 800%. De esta forma, se estima que unos 6,5 millones de argentinos son usuarios activas de billeteras virtuales.

A través de estas aplicaciones es posible enviar, recibir y guardar plata de forma inmediata y gratuita desde el celular. También pagar servicios, hacer compras sin usar efectivo o tarjetas y recargar la sube. Si vendes cosas, es posible convertir el teléfono en un posnet virtual. En tiempos donde quedarse en casa es una prioridad y el uso de billetes es un factor de contagio de Covid, es entendible como el uso de estas aplicaciones se encuentra en un ascenso imparable.

¿Cómo ingresar al mundo de las billeteras virtuales?

Descargar una app de la playstore o appstore. Podés elegir entre más de 25 disponibles. Además de las mencionadas anteriormente, muchos bancos tienen la suya. Descargar y crear una cuenta en cualquiera de las billeteras disponibles no tiene ningún costo.

Al iniciar la aplicación, vas a tener que crear una cuenta. La pantalla te va a pedir algunos datos como: nombre completo, DNI, fecha de nacimiento, correo electrónico, número de celular. Además, vas a tener que sacarte algunas fotos para corroborar tu identidad.

Una vez que creamos y verificamos nuestra cuenta, podemos asociar nuestras tarjetas para usarlas directamente a través de la aplicación. Si no tenes cuenta en un banco, y por lo tanto no tenés tarjetas, podés usar las funciones de la billetera normalmente. En este caso, podés realizar operaciones con fondos transferidos desde otras billeteras virtuales o cuentas bancarias. También es posible cargar efectivo a través de rapipago o pago fácil.

Para hacer transferencias hay que usar la opción “enviar dinero” de tu app. A continuación, seleccionamos el contacto del receptor mediante la agenda de nuestro celular. 

Es posible abonar los servicios públicos como el gas, la luz, el agua, etc. Esto se hace con la opción “pagar servicios”, escaneando el código de barras de la factura a pagar con la cámara del teléfono.

Otro uso muy común es hacer pagos a través del código QR. Para hacerlo, debemos solicitarlo al comercio donde queremos comprar. Nosotros sólo debemos escanearlo con la opción “Código QR” de nuestra aplicación. A continuación, ingresamos el monto, la forma de pago, y confirmamos la compra. 

Existen muchas más operaciones disponibles en las aplicaciones Fintech. Estas dependerán de la billetera que estemos utilizando. Algunas ofrecen servicios de inversiones, préstamos, créditos, entre otras operaciones financieras. 

Es probable que desconfíes de este tipo de aplicaciones, donde ingresamos todos nuestros datos, tarjetas y hasta tenemos que sacarnos fotos para poder operar. Sin embargo, los datos que brindamos son para asegurarnos de que exista una aplicación por persona, lo cual es una forma de evitar estafas. Además, garantiza que sepamos de quién recibimos y a quién enviamos dinero. El problema con los datos que otorgamos a este tipo de aplicaciones (como a miles de apps que usamos cotidianamente) es el uso que las compañías hacen de estos en el futuro, ya que muchas veces son procesados para perfeccionar sus sistemas de publicidad.

Pese a esto, usar una billetera virtual es bastante seguro: las operaciones realizadas por las Fintech están encriptadas y el Banco Central reguló el funcionamiento de todas las billeteras virtuales. El mayor riesgo reside en los descuidos personales. Compartir la información de nuestra cuenta con terceros es el caso mas común de robos digitales. Para evitarlos, es fundamental no darle nuestro usuario ni contraseña a ninguna otra persona. Además, es altamente recomendable activar el “factor de doble autenticación”, una herramienta de seguridad que bloquea la entrada de terceros a nuestras cuentas.

Finalmente, las billeteras virtuales no sólo sirven para agilizar y facilitar transacciones. También pueden ser una poderosa herramienta de inclusión financiera. Por caso, en nuestro país la mitad de sus habitantes no está bancarizado, producto de la amplitud de la economía informal. Sin embargo, en Argentina hay más de un celular por persona. 

Fuente: Filo.news