Los 3 platos criollos que no conocías y forman parte de nuestra identidad

Si hablamos de comida regional, muchos mencionan inmediatamente al asado, las empanadas y el locro, por decir algunos.

Sin embargo, la cocina de raíz de la Argentina tiene muchas más recetas, con una gran influencia de los países vecinos y de las diferentes corrientes migratorias.

Algunas de estas recetas, dejaron de ser cocinadas en los hogares y quedaron en el olvido. Y todas son muy deliciosas para volver a disfrutar.

Mazamorra

“La mazamorra, sabes, es el pan de los pobres”, dice Peteco Carabajal en una de sus canciones, que forman parte del repertorio en las juntadas de Santiago del Estero. El autor santiagueño le rinde así homenaje a uno de los platos más populares del norte argentino. ¿De qué se trata?

Su origen está en la cultura quechua. Pero, con el paso del tiempo, la receta se adaptó a nuestros días. Las madres sostienen que los niños que comen mazamorra crecen sanos y fuertes. El postre, bien cremoso, lleva maíz blanco y agua -o leche-. En algunos casos, también le agregan canela.

Se debe dejar en remojo el maíz, hervirlo y enfriarlo. Luego, se lo cuela e incorpora en la leche o agua. Hay quien le agrega miel o azúcar.

Quibebe

Decir que el quibebe es un plato argentino es faltar a la verdad. En realidad, su origen es guaraní y compartido por Paraguay, Brasil y, por supuesto, las provincias argentinas de influencia guaranítica.

¿Qué lleva este plato, mezcla de comida criolla con española? Su consistencia está en el medio de una sopa y un puré y tiene harina de maíz, alguna carne, zapallo criollo, cebolla, aceite, queso fresco y aceite o manteca.

El resultado es una suerte de mousse delicioso, que puede servir como guarnición o plato principal.

Buseca

El plato, común en la Argentina y en Uruguay, refleja parte de nuestra identidad y corrientes migratorias. En realidad, su origen es Italia, donde se lo llama “büsèca”. Su preparación, además, se asemeja a los callos a la madrileña, una receta por excelencia del país ibérico.

Como todos los platos populares, tiene varias recetas. Los ingredientes son el mondongo del estómago vacuno cortado en tronos, más legumbres, como lentejas y porotos. También suele llevar carne de cerdo, como las patas y el cuero, especias como ajíes y embutidos.

El color característico del plato se lo da el tomate. Y su consistencia es la de un caldo espeso, ideal para los días fríos que se vienen.

Fuente: TN

× ¿Te ayudamos?