Los boliches propusieron convertirse en bares hasta que se normalicen todas las actividades

La Cámara Única de Bares y Boliches de la Provincia de San Luis presentó un protocolo “de prevención y seguridad” para solicitar al Gobierno y a la Municipalidad de la capital la reapertura de los locales, cerrados desde el inicio del aislamiento social obligatorio el pasado 20 de marzo.

Diego Astudillo, presidente de la Cámara de Boliches de San Luis dijo: “Nosotros presentamos un protocolo que fue hecho en base a protocolos que se hicieron en Italia, España y en algunas zonas de nuestro país como Jujuy, pero también poniendo conceptos nuestros”.

“Propusimos cabinas sanitizantes, (ya hay 2), no usar cartas sino mostrar el menú en monitores o pantallas gigantes, que las bebidas que se ofrezcan estén cerradas y sean abiertas delante del cliente, los vasos donde tomen, aparte de ser fajinados, serán rociados con alcohol y agua delante del cliente, entre otras”, detalló.

Diego señaló, que con este protocolo podrían mantener un control de la cantidad de personas que ingresen al local y lograr reactivar su economía sin exponer a los clientes a un posible contagio.

Además, indicó: “Tenemos un promedio de 20 trabajadores estables en un local y contratados o tercerizados tendremos unos 8 o 10 más, o sea que cada local le da trabajo a 30 personas y todos manifestaron la inquietud de no aguantar más la situación”.

“De ocho lugares bailables que tenemos, lamentablemente, quedarán cinco o cuatro, porque no van a poder aguantar, en Villa Mercedes un colega informó por redes sociales el cierre de su local hace 15 días atrás”, expresó Astudillo.

Por otro lado, destacó que están a disposición del Comité de Crisis, que no importarán los horarios, “todo se puede modificar, ya que lo único que queremos es que nos permitan abrir”.

“Hay un boliche bailable que implementó el servicio de delivery y la caja del día recaudó $7 mil pesos. De ese monto hay que reponer mercadería, pagarles a los empleados, pagar los costos de apertura del local (gas, luz), es imposible. El dueño abre para ayudar a sus empleados, pero no llega ni a pagar el 10% de los gastos fijos que tiene su local”, ejemplificó.

“Yo creo que con todas las medidas que nos pidan se podrá ir charlando, no hicimos el protocolo para meter presión sino para decir que estamos y colaborando ya que sólo queremos trabajar”, concluyó Astudillo.

× Whatsapp