Los de miga y las tortitas, un lujo: el kilo de pan ya ronda los $40 y volvería a subir

 

AUDIO: GABRIEL BOSSIO (PANADERO) {mp3}bossio26042018{/mp3}

 

“La situación es muy difícil. Las políticas nacionales no son las adecuadas”, define Gabriel Bossio, propietario de una tradicional panadería de San Luis. Además del tremendo aumento de la bolsa de harina se suma la falta de entrega por parte de los molinos que monopolizan la venta porque –explicó-, prefieren venderla al exterior.

 

“La bolsa de 50 kilos subió 45 por ciento en los últimos quince días: pasó de 270 pesos a casi 450. Y siempre hay un culpable, el sol, la lluvia, no sé. Al molino le conviene vender afuera y no dejar la harina acá”, apuntó el panadero.

 

“La harina es un parámetro de lo que viene porque después sube la levadura, la margarina, la grasa, las esencias”, agregó.

 

Bossio explicó que para poder solventar el costo de la harina el pan en su panadería debería haber subido un 32 por ciento y de golpe. “Pero uno trata de cuidar al cliente y no perjudicarlo”, dijo.

 

En las panaderías formales, el precio del kilo de pan oscila entre los 30 y los 40 pesos y en lo que va del año ya subió un 21 por ciento, dijo Bossio.

 

El panorama crítico favorece a las panaderías clandestinas que no pagan cargas tributarias ni soportan los controles bromatológicos o de Relaciones Laborales. En esos casos, Bossio dijo que pueden vender el pan a unos veinte pesos el kilo.