Los peloteros de la provincia retomaron la actividad, con restricciones y protocolos

Los peloteros y salones de fiestas infantiles comenzaron a trabajar en la última semana, luego que se aprobara un protocolo especial que deben cumplir para realizar los festejos.

Audio: Pablo Magallanes, dueño del pelotero PlayHouse

El sector llegó a un acuerdo con el Gobierno para adaptarse a la nueva modalidad de actividades sociales en el contexto de la pandemia de coronavirus.

“Logramos llegar a un consenso entre el Gobierno y nuestra parte, para buscar una solución y adaptarnos a esta nueva modalidad. Hemos logrado que se permitan los eventos infantiles en lugares habilitados, donde se mantiene la higiene, tienen seguros de asistencia y de responsabilidad civil. En base a esos planteos decidieron autorizar fiestas infantiles hasta 40 invitados, de los cuales 20 pueden ser niños”, informó Pablo Magallanes, dueño del pelotero Play House, en declaraciones al programa SanLuis24 Radio.

Las restricciones abarcan varios aspectos de los festejos: “No se pueden utilizar inflables que contengan pelotitas o lugares que contengan pelotitas. Se busca que no se utilicen las pelotitas, que se manipulan por todos lados. Se pueden utilizar los inflables y casi la totalidad de los juegos”, indicó el comerciante.

Solo está permitida la realización de una fiesta por vez y debe haber un espacio de dos o tres horas entre festejos. Cada salón no puede festejar más de dos cumpleaños por día.

“Se busca que no haya acumulación de gente; se higieniza antes y después del evento; y la vajilla tiene que ser descartable”, detalló Magallanes.

A diferencia de los salones de fiestas, fueron habilitados para contratar nuevos servicios, además de cumplir con los que quedaron pendientes del 2020. “El año pasado tuvimos eventos infantiles programados para abril y mayo, que se decidió postergarlos para el año siguiente, porque era imposible devolver todas las reservas. Pero se pueden hacer los pendientes o los nuevos, siempre respetando la cantidad de invitados”, agregó el titular de PlayHouse.

Los adultos que participan de las fiestas deben llegar a los salones y sentarse con distanciamiento. No pueden deambular por el salón. Los niños si pueden permanecer en los juegos todo el tiempo que quieran.

El personal que trabaja en los salones debe medirse la temperatura y presentar una declaración jurada que indique que no presenta síntomas compatibles con Covid-19. A los padres también se les medirá la temperatura. En ningún caso es requisito la presentación de un certificado PCR negativo.

La cuarentena y la imposibilidad de realizar fiestas llevó al cierre de la mayoría de los peloteros en la ciudad. “Hasta antes de la pandemia éramos 14 o 15 peloteros, hoy quedamos 3. Se perdieron muchas fuentes de trabajo: personal de los salones y también quienes hacen animaciones, personajes, shows de magia. Ellos no pudieron trabajar en todo el año”, remarcó Magallanes.

El propietario del pelotero celebró la vuelta de la actividad: “Los cumpleaños infantiles se hicieron, en casas, cabañas o lugares no habilitados. Nosotros planteamos que era mejor hacerlos en lugares seguros”, sentenció.

× ¿Te ayudamos?