Los porqué de la lista

Y es así, nomás. Ahora es una cuestión de fe. De fe en estos 23 hombres. De fe en el dios Messi. De fe en el séptimo cuerpo técnico que buscará la gloria que no se alcanza desde el 1986. De fe en los colores, porque la celeste y blanca siempre, en cualquier circunstancia, genera esperanza. La lista Sampa es, en definitiva, algo así como la lista santa. Por la que rezarán todos los argentinos en una nueva cita mundialista. Y la que se conocerá hoy en Ezeiza, a través de una conferencia de prensa que dará el entrenador de la Selección. Sí, el que ayer se la pasó encerrado en el predio de la AFA mirando partidos y sellando los pasaportes a Rusia.

Ya casi no hay dudas. El margen, el pequeño margen de error, podría adjudicarse sólo a una decisión imprevista, de último momento. Pero Sampa ya tiene a sus 23. Ayer terminó de completar los dos casilleros que le quedaban. El primero fue para Cristian Ansaldi. El del Torino tuvo un partido en el que le pasó de todo (ver aparte) aunque también una noticia que le trajo máxima felicidad. El zurdo puede jugar de tres pero también de cuatro y eso, con Mercado tocado (no está al 100%), le ofrece variantes y tranquilidad al DT, que sólo tenía a Tagliafico de lateral natural.

Después, el segundo lugar disponible fue para Maxi Meza, el que se ganó la plaza en un marco muy curioso: sí, fue ese 1-6 ante España que casi lo hunde todo el que lo terminó catapultando a Rusia. También, claro, su gran nivel en el Rojo, su desequilibrio en el mano a mano y su polifuncionalidad: puede jugar como volante por afuera, como extremo y hasta doble cinco.

Con ellos adentro, a Sampaoli se le terminó acomodando la lista. ¿Cómo? Sí, porque con ese movimiento de piezas, ahora hay futbolistas que podrán jugar en su posición natural. Por ejemplo, Salvio. El Toto estaba considerado como lateral, pero con el ingreso de Ansaldi, ahora tendrá más chances de ser volante. Otro caso: Mascherano. El Jefe era opción como defensor, pero con el ingreso de otro citado para el fondo, ahora contará con mayor consideración como cinco.

Esto hizo que, por caso, Sampaoli descartara a Centurión o Pizarro, por citar dos que estaban a la espera. Si bien no juegan de lo mismo, quedaron out porque se cubrieron otros sectores más debilitados.De hecho, ayer llegó a ponerse en duda la presencia de Marcos Acuña. El Huevo, que era opción para toda la banda izquierda, con el ingreso de Ansaldi a la lista pasó a pelear mano a mano con Perotti para ser el suplente de Di María. Y al final, terminó ganando.

¿Esta lista tiene injusticias? Sí, como todas. Icardi, con su tremendo poder de gol (ver pág. 8), podría ser una. Pero ya está. Ahora ya son 23 esperanzas. La lista Sampa. O santa.

 

Fuente: Ole