Los problemas con los departamentos de Procrear no terminan nunca

AUDIO: LORENA LEGUIZA (BENEFICIARIA DEL PLAN PROCREAR)

{mp3}leguiza06112018{/mp3}

 

Los departamentos del plan Procrear que se construyeron detrás de la ex estación de trenes de la ciudad de San Luis siguen generando problemas a quienes debían ser los beneficiados por la política habitacional del Gobierno nacional.

Además de la interminable demora para la terminación del complejo, que hizo que las unidades habitacionales se entregaran dos años después de lo previsto, todavía está retrasado el otorgamiento de los departamentos a quienes están en condiciones de acceder, mientras que otros se tuvieron que bajar del plan por el elevado monto de las cuotas.

Lorena Leguiza, una de las beneficiarias que incluso mantuvo reuniones con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, señaló que “iba a haber una entrega, pero la gente está muy pendiente porque está demorada; además hay gente a la que le han dado de baja porque no reúnen los requisitos, y hay otros que tuvieron que decir que no porque las cuotas son de 12 o 16 mil pesos”.

Las cuotas se establecían en función de la unidad habitacional elegida (60 u 80 metros cuadrados; 2 o 3 habitaciones) pero también en consideración a los ingresos de los adjudicatarios. “A algunos les tomaron solo el sueldo, pero hay otros a los que les contaron también el aguinaldo; no sabemos cuál es el criterio”, remarcó la vecina.

“A mí me dieron un departamento de dos habitaciones, pero son muy chiquitas y pagamos 12 mil pesos de cuota y tengo dos hijos; estaría feliz si pagara una cuota acorde al departamento. Y sin embargo, han entregado departamentos enormes a gente soltera”, reveló la mujer.

Leguiza recordó que el contrato de adjudicación especifica que las viviendas deben ser ocupadas por el grupo familiar declarado ante el Programa, algo que no siempre sucede. “Hay mucha gente que está alquilando los departamentos”, sostuvo.

“Nos tuvieron cuatro años esperando y ahora están dejando que pase lo que sea. Hay departamentos que se alquilan por internet, mientras hay un montón de gente que se quedó sin su departamento”, insistió.

Otro de los problemas es la asignación de las unidades: pese a que muchos departamentos están vacíos, beneficiarios con integrantes que padecen alguna discapacidad no logran que les cambien la vivienda por una más accesible: algunos de  ellos, con problemas de movilidad, tienen que subir una o más escaleras para llegar a su hogar.