Macri se enfrenta hoy a los mercados e inversores extranjeros

El presidente Mauricio Macri, se someterá al juicio de los mercados en Estados Unidos cuando éstos reabran el martes tras el festivo del Día del Trabajo. Es entonces cuando los inversores darán el visto bueno, o no, a sus propuestas para salvar la economía argentina de la crisis.

El Gobierno anunció medidas de emergencia el lunes que incluyen nuevos impuestos a las exportaciones en un intento por recuperar la confianza de los inversores después de que el peso se desplomara un 25 por ciento el mes pasado. El volumen de negociación de la moneda el lunes fue demasiado bajo para poder determinar si el plan fue un éxito o no. Ese veredicto llegará el martes.

A medida que los inversores dan su respuesta, el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, se reunirá con la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, en Washington para solicitar desembolsos más rápidos de una línea de crédito de US$50.000 millones. Si bien la respuesta del FMI a las propuestas de Macri puede ser positiva, la reacción del mercado es menos clara. Las primeras opiniones el lunes sobre las nuevas medidas fueron mixtas.

En una presentación el lunes, cargos del Ministerio del Economía dijeron que Argentina tiene US$28.300 millones en necesidades de financiamiento para 2019. Esos pagos se cubrirán con bonos por US$12.000 millones y préstamos del FMI de US$11.700 millones, mientras que otras instituciones financieras mundiales cubrirán el resto.

Macri tiene previsto reducir a la mitad el número de ministerios e imponer gravámenes a las exportaciones en un intento por equilibrar el presupuesto para 2019, un año antes de lo esperado. Las medidas se suman a un congelamiento de las contrataciones del Gobierno previamente anunciado y la reducción de subsidios a los servicios públicos como la electricidad. Los recortes de los subsidios se han convertido en objeto de indignación para los argentinos, ya que se enfrentan a una subida de las facturas mientras que los salarios no mantienen el ritmo de la subida de precios.

El anuncio supone la primera vez que Macri tomó medidas de la misma escala que la crisis desde que ésta comenzó, según la consultora local Delphos Investment. La próxima prueba será la capacidad de su coalición para introducir recortes al gasto público en el presupuesto de 2019, que se presentará al Congreso este mes.

Fuente: Perfil

Macri se enfrenta hoy a los mercados e inversores extranjeros

El presidente Mauricio Macri, se someterá al juicio de los mercados en Estados Unidos cuando éstos reabran el martes tras el festivo del Día del Trabajo. Es entonces cuando los inversores darán el visto bueno, o no, a sus propuestas para salvar la economía argentina de la crisis.

El Gobierno anunció medidas de emergencia el lunes que incluyen nuevos impuestos a las exportaciones en un intento por recuperar la confianza de los inversores después de que el peso se desplomara un 25 por ciento el mes pasado. El volumen de negociación de la moneda el lunes fue demasiado bajo para poder determinar si el plan fue un éxito o no. Ese veredicto llegará el martes.

A medida que los inversores dan su respuesta, el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, se reunirá con la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, en Washington para solicitar desembolsos más rápidos de una línea de crédito de US$50.000 millones. Si bien la respuesta del FMI a las propuestas de Macri puede ser positiva, la reacción del mercado es menos clara. Las primeras opiniones el lunes sobre las nuevas medidas fueron mixtas.

En una presentación el lunes, cargos del Ministerio del Economía dijeron que Argentina tiene US$28.300 millones en necesidades de financiamiento para 2019. Esos pagos se cubrirán con bonos por US$12.000 millones y préstamos del FMI de US$11.700 millones, mientras que otras instituciones financieras mundiales cubrirán el resto.

Macri tiene previsto reducir a la mitad el número de ministerios e imponer gravámenes a las exportaciones en un intento por equilibrar el presupuesto para 2019, un año antes de lo esperado. Las medidas se suman a un congelamiento de las contrataciones del Gobierno previamente anunciado y la reducción de subsidios a los servicios públicos como la electricidad. Los recortes de los subsidios se han convertido en objeto de indignación para los argentinos, ya que se enfrentan a una subida de las facturas mientras que los salarios no mantienen el ritmo de la subida de precios.

El anuncio supone la primera vez que Macri tomó medidas de la misma escala que la crisis desde que ésta comenzó, según la consultora local Delphos Investment. La próxima prueba será la capacidad de su coalición para introducir recortes al gasto público en el presupuesto de 2019, que se presentará al Congreso este mes.

Fuente: Perfil

× ¿Te ayudamos?