Mapa de la Argentina ilegal: hay 490 saladitas en el país

La venta clandestina en la vía pública y en ferias irregulares ascendió a $10.015 millones en noviembre y cerrará el año en $120.177 millones. El dato surge de una muestra de 500 ciudades del territorio nacional. Allí se encontraron 99 localidades con formatos comerciales tipo “saladitas” y manteros en el 75% de las zonas recorridas. Sólo de IVA el Estado habrá perdido de recaudar $25.235 millones este año.

Según un relevamiento realizado por CAME, se detectaron 490 saladitas con 45.653 puestos ilegales y 79.259 manteros en la vía pública.

En noviembre hubo menos de estas ferias informales que un año atrás, básicamente porque muchas se fueron regularizando a través del trabajo conjunto entre cámaras empresariales y municipios. Pero creció enormemente la modalidad manteros. Efectivamente, según el relevamiento:

– La cantidad de puestos en saladitas se redujo 17,1% frente a la medición de un año atrás, en parte porque hubo menos de esos predios y también porque en los que siguen abiertos se detectaron más lugares vacíos.

– En cambio creció 112,8% la cantidad de manteros en las 500 ciudades relevadas, desde 37.239 a 79.259.

– Se detectaron en total 490 saladitas con 45.653 puestos, 9.438 menos que un año atrás.

– En estas ferias las ventas en noviembre ascendieron a $5.259 millones y en la modalidad manteros, donde los promedios diarios de ventas suelen ser inferiores, a $4.756 millones.

– En todo el año en las 500 ciudades sondeadas se estarían vendiendo ilegalmente productos por $120.177 millones, con pérdidas para el Estado, solo en IVA, de $25.235 millones.

– En la cantidad de vendedores relevados, no se computa el hecho de que muchos puestos son compartidos por dos o tres personas, en turnos. Especialmente en las grandes ferias, que son las que más público tienen.

– En noviembre 2018 se encontraron 130 saladitas menos que en la medición de noviembre del año pasado. Esa caída se debe a varios fenómenos. Uno de ellos es la suba de los alquileres de esos predios, que encareció los puestos. Así, frente a los bajos niveles de ventas y subas de alquileres, muchos puesteros se trasladaron a vender a las calles, vaciando esos centros y obligando a su cierre. También, incidió que tanto el Estado Nacional como las provincias, municipios y cámaras empresariales, vienen trabajando en la regularización de muchos predios, donde se fueron formalizando las condiciones de venta. Los vendedores que no se legalizaron, pasaron a la modalidad manteros o se trasladaron a otros mercados más precarios y con menos controles.

– Preocupa el crecimiento fuerte de los grupos de senegaleses “manteros” vendiendo relojes, anteojos y joyería, en todo el país. Ya no se trata de un fenómeno localizado solo a la Ciudad de Buenos Aires sino que han invadido muchas ciudades pequeñas, medianas y grandes.

San Luis 24 Redacción Buenos Aires