Martin Miguel de Güemes: el General ocultado, pero nunca olvidado

El 17 de junio de 1821, ante el dolor de la gauchada salteña, fallecía el General Martin Miguel Güemes también apodado “el general de los pobres”, ante este hecho las crónicas periodísticas de las elites porteñas festejaron la desaparición del “cacique norteño”. Comenzaba así el sistemático ocultamiento del único General argentino muerto en acción militar.

Más allá de las históricas acciones militares enfrentando a los invasores españoles y resistiendo a las traiciones de las elites oligarcas del norte, el General Güemes fue un actor político y social muy innovador para la época. Aún proveniente de familia de clase alta y acaudalada, fue un compañero fraternal de los más pobres y necesitados, característica que le costó ganarse la adversidad de muchos.

La guerra de la independencia y la poca ayuda de Buenos Aires, sumieron a la población del norte argentino en la extrema pobreza. Para enfrentar esa situación, además de poner su propio capital, como gobernador debió crear una serie de cargas impositivas a los sectores con más recursos -una especie de un impuesto a las grandes fortunas-, esto fue determinante para su futuro político y su trágico final.

Las conspiraciones para derrocarlo se sucedieron una tras otra, promovidas por los sectores de la oligarquía norteñaque, alentados por la prensa y el poder político de Buenos aires, veían amenazados sus privilegios. Sin embargo,siempre a la parde los “pobres gauchos”, el General Güemes siguióluchando por la independencia y acompañando la campaña libertadora de San Martin. Esto le valió todo tipo acusaciones, desde “corrupto” a “demagogo”, términos que aún suenan cada vez que se tocan intereses.

A causa de unatraición más, planificada por los poderosos comerciantes salteños, el General cayó preso en una emboscada en la casa de su hermana Macacha. Una bala disparada por un reconocido contrabandista español conocido como “Barbarucho” lo hirióde muerte, llevándolo a agonizar por diez días. Finalmente, el 17 de junio de 1821 dejaría este mundo dando paso a la inmortalidad.

Su lucha no termino ahí. La historia oficial lo ocultó y escondió su legado, pero siempre estuvo y estará en el recuerdo de la gauchada pobre y los necesitados, marcó un camino y doscientos años después esta más vivo que nunca, no solo por su heroísmo en su lucha contra los invasores y las elites privilegiadas, sino porque dejo una fuerte impronta sobre el derecho a la igualdad social, lo que hoy conocemos como reconocimiento o inclusión social.

Martin Miguel de Güemes, un héroe en el campo de batalla y fuera de ella, ocultado, pero no olvidado.

Prof. Carlos Rojas