Más de 20 mil adjudicatarios de viviendas sociales deben cuotas

A partir de una moratoria que lanzó esta semana el Gobierno podrán regularizar su situación. También se puso en marcha un plan para tramitar títulos y cancelar las casas de manera anticipada.

 

El Gobierno provincial lanzó, esta semana, una moratoria para que los adjudicatarios de viviendas sociales que deban cuotas de las casas que ya recibieron puedan regularizar su situación.

 

Al mismo tiempo, el Ejecutivo, a través de la Secretaría de la Vivienda, puso en marcha un plan para tramitar 7.280 títulos o cancelar viviendas de manera anticipada.

 

Ángela Gutiérrez de Gatto, titular de la Secretaría, explicó que en una primera etapa se trabajará para la regularización de cuotas y títulos, y luego comunicarán los inscriptos al nuevo plan habitacional.

 

La moratoria rige desde el lunes de esta semana hasta el 30 de noviembre. Los deudores podrán optar por pagar al contado (con un 15 % de descuento de los intereses) o en seis o doce mensuales (se les aplicará un interés por financiación del 1,5 % mensual).

 

“Teníamos una gran masa de gente que tenía deudas en las cuotas de sus viviendas. Una de las obligaciones cuando uno firma un contrato que se entrega una vivienda; la falta de cumplimiento de esa obligación acarrea como consecuencia que se da inicio a un proceso de desadjudicación. Mucha gente estaba en condiciones que se le iniciara un proceso de desadjudicación”, informó la funcionaria.

 

El proceso se inicia cuando el adjudicatario adeuda más de 10 cuotas. En la nueva Ley de Viviendas se contempló esta situación para brindar la posibilidad que los deudores se pongan al día.

 

El trámite para acogerse a la moratoria debe iniciarse en las oficinas de la Dirección Provincial de Ingresos Públicos (DPIP). Las boletas de refinanciamiento vencen al día diez de cada mes.

 

Gatto apuntó que los titulares que no se hayan acogido al plan de regularización (cuyas cuentas ya se encuentran suspendidas) serán desadjudicados, previo proceso legal.

 

“La política habitacional necesita retomar el círculo virtuoso”, sostuvo en referencia a la falta de pago. “Estamos hablando de cuotas de $60, $90 y $500. Es la deuda con el valor histórico más los intereses que lógicamente generó, y después tienen que seguir pagando las cuotas al mismo valor ”, subrayó. En total, los adjudicatarios deudores son más de 20 mil, informó la Agencia de Noticias.

 

Otro de los planes que lanzó el Ejecutivo esta semana apunta a que los titulares de casas sociales puedan cancelar de manera anticipada sus viviendas.

 

La primera etapa de esta iniciativa estará vigente hasta el 31 de julio de 2018. La cancelación se realiza en las oficinas de la Secretaría de la Vivienda, en Terrazas del Portezuelo.

 

Para acceder al plan, los beneficiarios deben abonar un “derecho de cancelación” establecido, hasta esa fecha en: $60.000 para el caso de las viviendas sociales; $80.000, para las casas de Los Lapachos; $96.000 para los planes Progreso y Sueño; y $117.000 para las unidades productivas.

 

La secretaria dijo que, una vez abonados los montos, el trámite para el otorgamiento de la escritura comenzará inmediatamente. Pasado el 31 de julio, los importes establecidos para el derecho de cancelación se duplicarán.

 

Asimismo, aclaró que los deudores también pueden cancelar anticipadamente la vivienda en un solo pago.

 

Regularización de títulos

 

También se podrán regularizar los títulos de las viviendas, atendiendo cada caso en particular. “Son 7.280. Cada caso lleva un análisis, un expediente y solución particular”, indicó. “Hay gente que estaba ocupando una vivienda, pero no la tiene a su nombre y solicita la regularización; y a su vez, porque no sabe cuál será el dictamen de su caso, se inscribió a una nueva vivienda”, ejemplificó.