Massa acepta sesiones presenciales y convoca a Cambiemos para definir una agenda

Sergio Massa citó para el martes a las 19 horas a los presidentes de los bloques de diputados para retomar las negociaciones sobre la modalidad de sesión durante la pandemia y aceptará reuniones presenciales en algunos temas que Cambiemos pida debatir cara a cara. 

“Voy a seguir promoviendo el diálogo más allá de cualquier agresión”, afirmó Massa en referencia a los ataques recibidos por él y su familia la semana pasada. Fuentes cercanas al titular de la Cámara afirmaron que en las próximas horas habrá novedades en la causa.

Su propuesta para retomar las sesiones será continuar con la modalidad de funcionamiento telemático en comisiones y en sesiones pero con una agenda definida, una de las exigencias de Cambiemos, que se negó a firmar la prórroga por un mes del protocolo con temario abierto.

Y se avanzará en la posibilidad de sesiones presenciales “con funcionamiento mixto” en temas “que ameriten a solicitud de un interbloque”, señalaron fuentes legislativas. En esos casos, la oferta será buscar un formato para garantizar la asistencia de quienes quieran estar, pero habilitar excepciones para los que no puedan llegar de ningún modo.

Fue una de las últimas propuestas que llevó a la reunión del martes pasado Eduardo “Bali” Bucca, diputado del interbloque federal, había sido aceptada por el oficialismo y el principal frente opositor pero no hubo acuerdo en los detalles finos. Como adelantó LPO, Alberto Fernández pidió avanzar en esa línea.

La negociación se trabó cuando Cambiemos exigió que sólo puedan ausentarse quienes tuvieran edad de riesgo, previa autorización del Ministerio de Salud, mientras que el Frente de Todos se negaba a pedir explicaciones. Los dos proyectos que la oposición reclama debatir con todos sus soldados son la reforma judicial aprobada en el Senado y la previsional, que aún no fue enviada. Este martes, los diputados Gustavo Menna (UCR), Pablo Tonelli (PRO) y Mariana Stilman tenían previsto presentar en justicia la impugnación a la sesión, por considerar inválida la votación que prorrogó las sesiones remotas. Sostienen que el protocolo debía aprobarse por unanimidad y no por mayoría simple. Hasta el viernes reunían información de la sesión para redactar las denuncias, que serían inocuas si la negociación vuelva a fojas cero.

Fuente: La Política Online

× ¿Te ayudamos?