Mató a golpes a su mamá de 81 años y un vecino la grabó: “El audio es aterrador”

La prueba fue clave para detener a la imputada en la puerta de su casa, en Lanús.

Una mujer de 81 años fue salvajemente asesinada por su propia hija en una casa de la localidad bonaerense de Lanús. El audio de la paliza, grabado con un teléfono celular, fue la prueba clave que permitió detener a la asesina.

Los investigadores intentan ahora determinar si una tercera persona iba a ayudar a la imputada, Gilda Pérez, a deshacerse del cuerpo de su madre y también por qué un patrullero se acercó a la casa durante el momento de la golpiza y se retiró del lugar sin intervenir.

El asesinato salió a la luz a última hora del sábado por un llamado anónimo al 911. Cuando la policía llegó al PH de la calle Molinedo al 2200 se encontró con el cuerpo de la víctima, desnudo y visiblemente golpeado, tirado boca arriba al costado de la cama de una habitación.

Pérez, una mujer de 49 años conocida en el barrio por su adicción a las drogas, se encontraba en la puerta de su casa. “Creemos que estaba a punto de fugarse o esperando a alguien que la viniera a ayudar para descartar el cadáver. Lo sabremos cuando podamos acceder a las llamadas y mensajes de su celular”, dijo a Télam una fuente judicial.

El rol de los testigos fue determinante en la causa. De acuerdo a los testimonios, la madre era maltratada frecuentemente por la imputada, pero nunca la había denunciado porque era su hija. El sábado, sin embargo, la situación se salió de control y el desenlace fue trágico.

“El audio es aterrador. Se escuchan los gritos, los golpes y las súplicas de la madre. Incluso la víctima le decía a su hija cada cosa que ella quería escuchar y aún así le seguía pegando”, precisó la misma fuente. Según las primeras versiones, el primer móvil policial que se acercó al lugar fue interceptado por un vecino que le dijo que allí no pasaba nada y se retiró.

Fuente: TN

× Whatsapp