Mauro Zárate se fue a Boca, pero antes les pidió perdón a los hinchas de Vélez

Mauro Zárate sorprendió este lunes al dar marcha atrás con su intención de continuar en Vélez y aceptar la oferta de Boca para ir en busca del título en la Copa Libertadores, lo que generó una bronca generalizada tanto en el hincha como en la dirigencia del club de Liniers.

La decisión fue el corolario de unas semanas agitadas alrededor del futuro del menor de la dinastía Zárate, que el jueves pasado le había confirmado al presidente del “Fortín”, Sergio Rapisarda, que iba a continuar en el “Fortín”.

 

Con ese escenario, Vélez oficializó su continuidad, pero el propio futbolista informó este lunes que firmaría con el xeneize, lo que provocó un cambio de foco para el fortín.

“Tras arribar a un acuerdo económico con el club Watford FC, para la compra del 100% de su ficha, y de alcanzar la cifra contractual pretendida por el futbolista, Mauro Zárate decidió de forma unilateral no continuar su carrera deportiva en Vélez, a horas de rubricar su contrato”, publicó la cuenta oficial del club de Liniers, por la tarde.

 

Algo pasó desde el viernes a la noche hasta este lunes a la mañana, cuando el rumor se transformó en realidad y el propio Zárate salió a confirmar su cambio en la decisión.

“Dije muchas veces que no iba a jugar en otro club de Argentina que no sea Vélez. Hoy por primera vez falto a mi palabra y me duele en el alma defraudarlos. Sé que muchos se van a olvidar todo lo que hice por el club y lo volvería a hacer sin dudarlo. Amo a Vélez y los que me conocen saben todo lo que pasé este tiempo”, explicó en una publicación en su cuenta oficial de Instagram.

Además, Zárate agregó: “Dejar de jugar en el club de mi vida me provoca un dolor inmenso en el corazón… No pretendo que me entiendan porque tienen la misma pasión que yo y muy probablemente yo tampoco entendería si estuviera de ese lado”.

En ese sentido, el delantero aclaró que “no es un problema económico” porque de esa forma “jamás hubiera vuelto en el peor momento del club”.

“Hay cosas que quedarán dentro mío por siempre”, cerró Zárate, con un agradecimiento profundo al cuerpo técnico y los dirigentes de Vélez por haber hecho el “esfuerzo” en el verano pasado, cuando el jugador de 31 años retornó desde Emiratos Árabes Unidos para asegurar la permanencia en la Superliga.

Lo cierto es que Boca realizará la misma ingeniería económica que iba a hacer Vélez: le comprará el pase de Zárate al Watford de Inglaterra y le firmará un contrato muy superior al que iba a cobrar en Liniers.

Mauro Zárate se fue a Boca, pero antes les pidió perdón a los hinchas de Vélez

Mauro Zárate sorprendió este lunes al dar marcha atrás con su intención de continuar en Vélez y aceptar la oferta de Boca para ir en busca del título en la Copa Libertadores, lo que generó una bronca generalizada tanto en el hincha como en la dirigencia del club de Liniers.

La decisión fue el corolario de unas semanas agitadas alrededor del futuro del menor de la dinastía Zárate, que el jueves pasado le había confirmado al presidente del “Fortín”, Sergio Rapisarda, que iba a continuar en el “Fortín”.

 

Con ese escenario, Vélez oficializó su continuidad, pero el propio futbolista informó este lunes que firmaría con el xeneize, lo que provocó un cambio de foco para el fortín.

“Tras arribar a un acuerdo económico con el club Watford FC, para la compra del 100% de su ficha, y de alcanzar la cifra contractual pretendida por el futbolista, Mauro Zárate decidió de forma unilateral no continuar su carrera deportiva en Vélez, a horas de rubricar su contrato”, publicó la cuenta oficial del club de Liniers, por la tarde.

 

Algo pasó desde el viernes a la noche hasta este lunes a la mañana, cuando el rumor se transformó en realidad y el propio Zárate salió a confirmar su cambio en la decisión.

“Dije muchas veces que no iba a jugar en otro club de Argentina que no sea Vélez. Hoy por primera vez falto a mi palabra y me duele en el alma defraudarlos. Sé que muchos se van a olvidar todo lo que hice por el club y lo volvería a hacer sin dudarlo. Amo a Vélez y los que me conocen saben todo lo que pasé este tiempo”, explicó en una publicación en su cuenta oficial de Instagram.

Además, Zárate agregó: “Dejar de jugar en el club de mi vida me provoca un dolor inmenso en el corazón… No pretendo que me entiendan porque tienen la misma pasión que yo y muy probablemente yo tampoco entendería si estuviera de ese lado”.

En ese sentido, el delantero aclaró que “no es un problema económico” porque de esa forma “jamás hubiera vuelto en el peor momento del club”.

“Hay cosas que quedarán dentro mío por siempre”, cerró Zárate, con un agradecimiento profundo al cuerpo técnico y los dirigentes de Vélez por haber hecho el “esfuerzo” en el verano pasado, cuando el jugador de 31 años retornó desde Emiratos Árabes Unidos para asegurar la permanencia en la Superliga.

Lo cierto es que Boca realizará la misma ingeniería económica que iba a hacer Vélez: le comprará el pase de Zárate al Watford de Inglaterra y le firmará un contrato muy superior al que iba a cobrar en Liniers.