Mauro Zárate ya se luce en Boca y dejó muy conforme a los mellizos

Es la imagen y lo que representa, más allá de las circunstancias puntuales. Es Carlos Tevez sentado en el banco y Mauro Zárate jugando para los titulares. Hay que rascar mucho en la lata de la historia, ir muy profundo en el repaso temporal, para encontrar una situación similar de otro histórico. Llámese Martín Palermo o Juan Román Riquelme… Ellos jugaban o no jugaban, pero nunca, o casi, andaban sentados cerca del técnico de turno en un frío banco de suplentes.

Pero ocurrió. Con la camiseta número 19 (de lo que jugó, en definitiva, una mezcla entre el 10 y el 9), Mauro debutó en Boca y dejó una buena sensación. Fue la figura de la cancha en el triunfo ante el DIM, mostró su calidad intacta, no tuvo miedo escénico, estuvo en control. Convirtió un gol, participó de otro, y lo más importante, dejó muy conforme al cuerpo técnico.

Por supuesto que fue un partido preparatorio, pero en este marco no fue un hecho menor lo que sucedió el sábado por la noche.

¿Eso significa que Zárate le sacó el puesto a Tevez? Para nada, todavía queda un tiempo de preparación (mañana Boca jugará el último amistoso en Estados Unidos) y para los Schelotto las titularidades en disputa nunca se definen antes de tiempo. Seguramente, Carlitos no perderá su lugar sin haber tenido la chance de defenderse en el campo de juego (y no hay que olvidarse que el sábado entró y también convirtió un tanto). Pero como nunca antes desde que el Apache volvió a Boca, esta vez tiene competencia fuerte por el puesto.

 

Fuente: Olé