“Me mandé una cag…”: apuñaló a su esposa y asesinó a su amigo en un caso que conmociona a Río Negro

Un hombre de 51 años fue detenido el jueves pasado en la localidad de Allen, departamento de General Roca, luego de haber atacado a cuchillazos a su esposa y de haber asesinado a un amigo. Según informaron quienes investigan el caso, los hijos de la pareja aseguraron que el hombre creía que eran amantes.

La ciudad, de poco más de 27 mil habitantes, se encuentra en shock luego del crimen. Según informó el diario Río Negro, Miguel Retamal, el agresor, ingresó sin mediar palabras a la habitación en la que descansaba la mujer y la atacó con un cuchillo.

Analía Muñoz recibió un puntazo en el cuello y otro en el hombro, sin embargo sobrevivió a las heridas. Al pensar que la había matado, el hombre huyó del lugar y condujo su moto hacia Isla 16, a unos pocos kilómetros. Ahí atacó a su amigo José Ramírez, secretario General del Gremio de los Empleados de Farmacia de Río Negro, a quien asesinó de cinco puñaladas.

Retamal fue detenido cuando intentaba escapar. Inmediatamente, fue imputado con los cargos de “homicidio doblemente agravado por el vínculo, en un marco de violencia de género, en grado de tentativa y en concurso real”. Por su parte, la mujer quedó internada en el Hospital López Lima de General Roca tras el intento de femicidio.

Según se supo una vez que las fuerzas de seguridad arribaron a la escena del crimen y redujeron al hombre. En ese momento, señaló: “Me mandé una cag…, maté a mi mujer y a mi amigo”.

El caso ya está siendo analizado por el fiscal Luciano Garrido. Mientras avanza la investigación, la fiscalía solicitó seis meses de prisión preventiva para el detenido.

Otro hecho impactante fue el que ocurrió en Morón, Provincia de Buenos Aires. Un sicario de la mafia china transmitió en directo el ataque a balazos contra una cajera de un supermercado. La agresión fue vista en vivo por quienes habían enviado al matón al lugar.

El delincuente llevaba un revólver en su mano derecha y un teléfono celular en la izquierda, y a medida que avanzaba hacia su víctima iba transmitiendo en vivo por videollamada.

Al sicario le bastaron unos pasos para ponerse a pocos centímetros de su objetivo y cuando lo hizo comenzó a disparar contra la mujer, de 36 años y nacionalidad china. Fueron tres tiros dirigidos a las piernas de la cajera, con la intención no de asesinarla sino de advertirle que debía pagarle una suma de dinero al grupo criminal que había contratado a su agresor, según publicó el diario La Nación.

Sin embargo, la trabajadora solo sufrió dos heridas leves, una en la pantorrilla y la restante por un rebote en la mano. Tras el ataque, los testigos le avisaron de inmediato a la Policía y fue atendida por personal de salud.

Fuente: Diario de Cuyo

× ¿Te ayudamos?