Menos obra pública y recortes en salud y pensiones, el ajuste que se viene para las provincias

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, como el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y la Jefatura de Gabinete que conduce Marcos Peña iniciaron una ronda de consultas con la mayoría de los gobernadores donde se puso énfasis en una transferencia de algunos programas nacionales de salud y desarrollo social para que los financien las provincias.

 

La información fue difundida por el portal Infobae en un artículo firmado por el periodista Martín Dinatale.

 

El Ministerio de Hacienda está realizando una revisión de todos los programas de salud y de desarrollo social: la idea es transferir los programas con financiamiento o partidas de gastos de operatividad de la Nación a las provincias. También se está evaluando un eventual recorte en la obra pública en el 2019, un retoque en el esquema de subsidios al transporte en el interior del país y una revisión de las pensiones no contributivas.

 

En otro de los puntos de la negociación,  la Casa Rosada está pidiendo a las provincias que adhieran a la ley de programas público privados (PPP) para financiar la obra pública y bajar costos del Estado.

 

Las 13 provincias que adhirieron a la ley de PPP son: Buenos Aires, CABA, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Rios, Formosa, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego. 

 

Los gobernadores recibirán menos fondos de la Nación. “Las PPP serán un complemento central en la negociación con las provincias por el presupuesto 2019”, dijo una fuente del Ministerio del Interior.

 

En medio de ello está también el reclamo de muchos gobernadores para transferir Edesur, Edenor y Aysa al área metropolitana como parte de esta discusión de transferencia de responsabilidades.

 

“Esto va a ser parte de la negociación con cada gobernador para ver qué está dispuesto a absorber cada provincia”, dijo un funcionario del gobierno que está al tanto de toda la ronda de consultas que ya se hizo con algunos gobernadores.

 

En el caso de los programas de desarrollo social y salud se trata de una transferencia de unos 20.000 millones en total.

 

En la revisión de las pensiones no contributivas que son 140.000 millones, el gobierno está buscando hacer una revisión para ver qué se puede gestionar desde las provincias. “Dependerá de cada gobernador la transferencia de la gestión y recursos pero deben conocer bien los beneficiarios. Y hay que corregir la superposición de programas. Sin recortar a nadie sino que reciban los que realmente lo necesiten”, dijo un funcionario del gobierno.

 

 

Fuente:Infobae