Merlo: alto porcentaje de ocupación pero con “turistas gasoleros”

AUDIO: NORMA HERRERA (CABAÑERA DE MERLO)

{mp3}herrera03012018{/mp3}

 

La Villa de Merlo, el centro turístico más importante de la Provincia, registra un alto porcentaje de ocupación hotelera desde el fin de semana previo a la finalización del 2018. Aunque cabañeros advierten que se trata de un “turismo gasolero” el que llega a la localidad.

“Por el feriado de año nuevo hubo un 85, casi 90, por ciento de ocupación. Estamos esperando para después del 6 de enero, que empieza a salir la gente. Las reservas se están haciendo a último momento, antes se hacían con un mes de anticipación. Ahora viene unturismo muy económico, muy gasolero”, analizó Norma Herrera, propietaria de un complejo de cabañas en Merlo y ex presidente de la Asociación de Casas de Alquiler Temporario (ACAT).

La operadora turística destacó que “la gente busca mucho precio, ya no se fija tanto en la calidad” de los servicios y apuntó contra los grandes hoteles, que ofrecen promociones a valores mínimos para después hacer la diferencia con las excursiones. “El que tiene 4 cabañas no puede competir en precios con un hotel de 200 habitaciones”, lamentó.

En este sentido, sostuvo que las reservas se hacen a último momento para tratar de aprovechar los mejores precios y que los visitantes ya no se quedan 15 días como antes. “Las estadías más largas son de 7 noches. En promedio van de 3 a 7 noches”, dijo.

Para los propietarios de cabañas, mantener una oferta “potable” para los clientes es un desafío: “La mayoría tiene los mismos precios que el año pasado, aún cuando hubo una inflación del 45 por ciento”, remarcó Herrera.

Una cabaña para 4 o 6 personas en la Villa turística ronda entre los $2.500 y los $3.000.

Otra diferencia que notan los operadores es el lugar de procedencia de los turistas: “Antes, el 80 por ciento venía de Buenos Aires; ahora será el 10 por ciento. La mayoría de los turistas ahora vienen de Santa Fe, de Córdoba, de San Luis y de Villa Mercedes”, detalló. La localidad ya casi no registra visitantes del sur del país, algo que antes era habitual.