Militar violó a sus tres hijos de 4, 10 y 12 años

Un militar acusado de abuso sexual con acceso carnal contra su hijo de 4 años fue imputado este jueves por abusar de sus otros dos hijos de 10 y 12 años , por lo que el fiscal pidió su prisión preventiva en la provincia de Salta, informaron fuentes judiciales.

El militar que se hallaba con medias sustitutivas a la prisión desde febrero pasado mientras se investigaba su autoría en el abuso sexual de su hijo de 4 años, fue detenido el miércoles y este jueves el fiscal pidió que esa detención se transforme en prisión preventiva.

El fiscal penal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Sergio Federico Obeid, amplió la imputación por el delito contra su hijo de 4 años a “abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante”, mientras que la acusación en el caso de sus otros dos hijos son por “abuso sexual con acceso carnal agravado, continuado y corrupción de menores”.

Según consta en las actuaciones y de acuerdo a la prueba colectada, los informes médicos y psicológicos, las declaraciones testimoniales y otros elementos, los tres menores habrían sido sometidos sexualmente por su padre.

Impactantes detalles de la causa

En el caso de los dos mayores, los hechos habrían ocurrido desde que tenían aproximadamente cuatro años y hasta noviembre de 2018, en circunstancias en que la madre se encontraba trabajando o fuera del hogar.

La denuncia fue radicada por la madre de los niños, en febrero de 2019, por el supuesto abuso en perjuicio de su hijo menor, quien entonces tenía 3 años.

Ocho meses después, denunció que sus otros dos hijos, entonces de 9 y 11 años, también habrían sido abusados por su padre.

Los informes psicológicos indicaron que fueron “confirmadas las situaciones de abusos sexuales por parte de su padre, sometiéndolos desde temprana edad a manipulaciones y violencia para tapar tales escenas”.

Según estos informes, además del abuso sexual, los menores “fueron espectadores de violencia física”, por lo que “se trata de niños severamente traumatizados a partir de situaciones abusivas”.

Por este caso, el procurador general de la provincia, Abel Cornejo, dispuso días atrás la apertura del sumario disciplinario en contra de la fiscal penal 3 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Cecilia Flores Toranzos, y designó como Instructora Sumariante a la fiscal penal a cargo de la Fiscalía de Impugnación, Ana Inés Salinas Odorisio.

Para el procurador, pudo advertirse “prima facie” la falta de los deberes funcionales atinentes a su cargo como titular de la Fiscalía Penal 3 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, en orden a la violación de los deberes que surgen de la normativa constitucional referidas a la actuación del Ministerio Público Fiscal, las leyes que regulan la actuación fiscal y las resoluciones de la Procuración General.

Cornejo consideró que todo ello justifica, por su gravedad y complejidad, la promoción de la presente instancia disciplinaria.

Según las actuaciones, el 9 de octubre pasado la Fiscalía Penal de Delitos contra la Integridad Sexual 3 recibió un oficio del comandante de la V Brigada de Montaña del Ejército Argentino, coronel mayor Mariano Castelli, quien solicitó información sobre el estado procesal de la causa que tramita esa fiscalía, en la que el oficial ahora detenido se encuentra imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo, en perjuicio de su hijo.

Ante el requerimiento, el 14 de octubre la Procuración General solicitó a la Fiscalía interviniente la remisión de las actuaciones, de las cuales surge que el 7 de febrero de 2019 la cónyuge del imputado radicó una denuncia penal en contra de su pareja, por el supuesto abuso sexual en perjuicio de su hijo menor, de 3 años.

El depravado fue imputado al día siguiente, por abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y la convivencia, y la Fiscalía solicitó al juzgado interviniente el mantenimiento de la detención, y a los días requirió la prisión preventiva del imputado.

Tras otras actuaciones, en marzo de 2019 el acusado accedió al beneficio de detención domiciliaria por monitoreo electrónico, y dos meses después a medidas sustitutivas consentidas por la fiscal.

Posteriormente, el 8 de octubre de 2019, la denunciante volvió a presentarse ante la Fiscalía, donde manifestó que sus otros dos hijos menores, de 10 y 12 años, habrían sido abusados también por su padre, pero la fiscal no arbitró medida procesal alguna, lo que motivó al procurador a disponer la apertura del sumario disciplinario.

Fuente: crónica