Motfi: el guante argentino que ayuda a recuperar la motricidad fina de las manos

La propuesta parece muy simple: un juego para smartphone o tablets en el cual hay que lograr que un astronauta esquive asteroides, naves alienígenas o basura espacial que anda circulando por ahí, en el vacío entre las estrellas y los planetas. U otro muy similar, pero en el fondo del océano. Pero lo original no es el juego en sí, sino que no hay que tocar la pantalla del dispositivo para jugar, ni tampoco hay que mover los aparatos de un lado para otro: se utiliza en cambio una interfaz muy especial, una especie de mitón pero al revés, porque cubre solo los dedos de la mano, deja la palma libre y se conecta a un dispositivo que va atado a la muñeca.

Eso es Motfi, un proyecto del bioingeniero pampeano Pablo Rensonnet, que utiliza sensores en los dedos y juegos interactivos para ayudar a la rehabilitación de la motricidad fina de la mano, es decir la coordinación de los movimientos musculares, huesos y nervios que permiten usar los dedos.

El prototipo de este dispositivo consistió la base de la tesis para el proyecto final de carrera para obtener el título en bioingeniería en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) del joven de 24 años. En concreto, el dispositivo tiene varios sensores en las yemas de los dedos. Al hacer contacto entre las yemas del pulgar con otro dedo, por ejemplo, ese movimiento se transmite a la app, vía Bluetooth, y con eso es posible realizar determinadas acciones en el juego.

Puede haber varias opciones de juegos y también es posible navegar la app directamente con el guante. Con esos movimientos puntuales, se busca estimular el desarrollo de la motricidad fina de la mano en el paciente y motivarlo para que haga los ejercicios de rehabilitación con algo que le resulte entretenido.

El sistema permite que las personas realicen ejercicios análogos o complementarios a los que efectúan cuando están en las sesiones de recuperación, pero con la ventaja de que pueden hacerlo en cualquier momento y lugar. El aspecto lúdico permite que no sea una simple repetición de ejercicios, algo que también suele aburrir a los pacientes:

“La idea es que el paciente pueda seguir con la rehabilitación con los videojuegos, fuera del centro donde hizo las sesiones de kinesiología, aprovechando el tiempo que no está con el profesional”, aclara Rensonnet.

Por ahora, está diseñado solo para Android. Y solo para el uso de la mano, aunque durante las primeras pruebas no faltó quien le pidiera también si podía hacer un sistema similar, pero para los dedos de los pies. “Si bien no habría muchas diferencias, los movimientos de los dedos de los pies son distintos a los de la mano, así que habría que hacer algo especialmente adaptado para eso”, concluye Ransonnet.

Fuente: La Nación

× ¿Te ayudamos?