Motivaciones religiosas y antivacunas habrían provocado brote de sarampión en EE.UU

Patricia Schnabel Ruppert, la comisionada de salud de un condado suburbano de Nueva York, está “abrumada”. Desde octubre lucha por contener uno de los peores brotes de sarampión registrado en Estados Unidos en los últimos 20 años.

Entre sus batallas diarias están repetir una y otra vez que las vacunas no causan otras enfermedades, que no provocan autismo, y que la práctica de usar tejido fetal para producir vacunas terminó hace décadas.

 

Desmentir tanta “ciencia basura” absorbe gran parte de su energía mientras trabaja para educar y persuadir a los 300.000 residentes del condado de Rockland para que cooperen con las autoridades de salud a la vez que les alerta de cualquier nuevo caso de la enfermedad.

En sus 27 años de práctica médica, Ruppert asegura que esta “es la crisis de salud más retadora” con la que ha tenido que lidiar.

 

Hasta el viernes, el sarampión -oficialmente erradicado de Estados Unidos en 2000- había afectado a 167 personas en este condado sobre el Hudson River, con nueve casos esta semana.

De los seis brotes regionales de sarampión reportados por los Centros de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el del condado de Rockland es el más concentrado.

 

Medidas sin precedentes

Desde octubre, cada caso ha sido sistemáticamente investigado para determinar cuántas personas han estado expuestas al muy contagioso virus.

Quienes han estado expuestos son contactados para asegurarse de que estén inmunizados, y si no, son vacunados.

 

Decenas de clínicas de vacunación gratuita han sido instaladas en el condado, donde se han administrado 17.564 dosis hasta la fecha.

El objetivo es subir la tasa de vacunación del 72% actual, dijo Ruppert. Una tasa de 95% es considerada necesaria para prevenir epidemias.

 

Exención religiosa

Y el viernes obtuvieron una victoria parcial, cuando un juez pidió a las autoridades retirar la prohibición a cualquier niño con una “exención religiosa”, al menos hasta el 19 de abril.

Y para muchos residentes del condado la “exención religiosa” es precisamente el centro del debate por el resurgimiento del sarampión y el despliegue del movimiento antivacunas.

 

Fuente: TL13

× ¿Te ayudamos?