Nadal vs Del Potro: Un partido de los que apetece mucho ver

Después de sus tres operaciones de muñeca, Juan Martín del Potro ha ido dejándose ver poco en tierra batida. Este año prescindió de Montecarlo y sólo estuvo en Madrid y Roma antes de presentarse en París. Prefiere centrarse en las superficies rápidas, pues posee un tenis más natural para ellas y precisa menos de su revés, el golpe donde los daños han sido mayores tras las intervenciones quirúrgicas. Hoy tendrá enfrente a Rafael Nadal, que a su poder hegemónico sobre la arcilla une el hecho de ser zurdo, circunstancia que le facilitará encontrar el lado más débil del tenista argentino.

El 10 veces campeón del torneo le insistirá donde más le duele, y lo hará con los enormes daños que suele provocar su drive, más aún en tierra batida. Delpo deberá salir con una estrategia milimétrica para reducir las heridas y esconder esos ángulos. Difícil será que consiga salir indemne si Rafa no le ayuda.Con todo, estamos ante un gran competidor y un magnífico estratega, que sabe gestionar bien los tiempos de los partidos yno se va a a rendir nunca. No deduzcan de sus emocionadas lágrimas tras vencer a Cilic que da bueno lo conseguido en el torneo. Es un hombre emocional, natural y transparente, que luchará hasta el límite. Los avatares de su vida profesional han enseñado al jugador de Tandil a no vaciarse cuando no toca, a administrar los esfuerzos para cuando más lo necesita. Será un partido entretenido, de los que gusta ver, pues se trata de dos de los grandes tenistas de los tres últimos lustros, cada uno en su medida. Llevan el suficiente número de enfrentamientos para que el partido sea uno de los pequeños clásicos del circuito.

En buenas condiciones y, eso sí, lejos de la tierra batida, Del Potro ha demostrado que posee potencial para derrotar a Nadal, como hizo en partidos tan importantes como unas semifinales del Abierto de Estados Unidos y otras de unos Juegos Olímpicos. Ambos son, además, dos formidables ejemplos de superación, como han demostrado al enfrentarse a las lesiones.Nadal ha venido enseñando algún vacío ensu trayectoria en esta edición del torneo. Necesitó un tie break ante Simone Bolelli en su debut y viene de dejarse ante Diego Schwartzman el primer set en el torneo en los últimos tres años. En cualquier caso, esos paréntesis suelen durar poco, y nos tiene acostumbrados a estar más tiempo a su ritmo y nivel habitual. Las alterarciones climatológicas que vive París también son un factor que conviene tener en cuenta. La lluvia ensucia los partidos y abre oportunidades insospechadas.

Iguala el juego por lo que conlleva de contingencia imprevisible, corta ritmos, modifica el guión. No creo que en esta ocasión la posibilidad de una pista más húmeda y de una pelota más pesada fuera únicamente perjudicial para Nadal, pues su adversario también necesita de una pelota viva para tener la iniciativa y hacer valer su agresividad. Aún estando en tierra batida, donde queda relativizado el peso del servicio, Del Potro tiene en él un arma poderosa. Mantener un alto tanto por ciento de primeros puede ayudarle a mantener el marcador igualado, a que Nadal no se le escape.

hs del partido: 10: 30

Fuente: ElMundo