NeoQ: el test argentino que detecta el Covid 19 más rápido y con mayor precisión

Investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (FCEyN) desarrollaron un equipo que permite conocer en tiempo real la carga viral de coronavirus, a partir del análisis de los tubos o placas de los test argentinos Neokit, que hasta ahora sólo indicaban si se había detectado o no el virus.

Se trata del NeoQ, un test que detecta más rápido y con mayor precisión la presencia del Covid 19 en quien se somete a la prueba.

Luego del desarrollo del Neokit, y el Neokit plus, los investigadores de la  FCEyN-UBA y Conicet lograron elaborar este nuevo equipamiento que mejora la última parte de ese proceso, volviendo al test similar a las pruebas de PCR, que son las que se utilizan como referencia para diagnóstico.

El 16 de mayo del 2020 investigadores del Conicet presentaron el Neokit, un test rápido y económico que se utiliza en todo el país.

“El NeoQ es un equipo que sirve para hacer la reacción del Neokit en forma automática y en tiempo real. Uno pone los tubos o las placas del Neokit y el equipo muestra en la pantalla de una computadora cómo va la reacción de la amplificación molecular que, aunque no es PCR, tiene un sistema similar desde el punto de vista químico-molecular”, explicó a Télam el químico analítico e investigador del Conicet Roberto Etchenique.

“Además de que mejorar los test es en sí mismo un valor, conocer la carga viral de una persona es lo que permite saber si es capaz o no de contagiar con alta efectividad”, sostuvo el científico.

Por otro lado, el investigador indicó que ya no hay que esperar 60 minutos como con el test Neokit, “ya que los positivos de alta carga viral salen a los 25 o 30 minutos, un tiempo similar al de los test de antígenos”, añadió, por lo que este equipo vuelve al test “más preciso y más rápido”

De esta forma Etchenique señaló que “lo que se tiene es la señal de amplificación versus el tiempo, de la misma forma que con el RTQ-PCR y por lo tanto en ese tiempo en el cual uno ve la amplificación está la información de la carga viral que tenía persona testeada”.

Gracias a este equipo, el Neokit pasa de ser un test colorimétrico, que sólo indicaba si la persona tenía coronavirus o no y que dependía de la observación del cambio de color por parte del que analizaba la prueba, a ser analizado por la computadora que además indica la carga viral.

Ya se han desarrollado varios prototipos con capacidad de procesar 24 y 96 muestras que fueron probados en la Ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Córdoba, “donde se utiliza desde el verano en diferentes localidades con buenos resultados”, indicó Etchenique, quien además informó que ya se procesaron más de cien mil muestras.

“Los equipos están listos para ser producidos y para esto se generó un convenio entre la FCEyN-UBA, Conicet y Neokit SAS”, señaló el investigador.

Asimismo, añadió que “el Neokit actual tiene sensibilidad frente a las nuevas variantes de coronavirus; pero más allá de esto el NeoQ se puede utilizar con cualquier test colorimétrico que se desarrolle a futuro, incluso para otras enfermedades como el dengue”, explicó el científico del Conicet.

Además de Etchenique participaron del desarrollo de este equipo otros investigadores como Nicolás Pregi, Adali Pecci y Luciana Rocha Viegas; en tanto que Oscar Filevich y Javier Tiffenberg desarrollaron la parte de sistemas y software.

No obstante, el especialista remarcó que “La mejora de los métodos de testeo es una herramienta clara, pero el testeo por sí no soluciona nada. Hay países que han testeado muchísimo y tuvieron un mal manejo de la pandemia y otros que testearon menos pero usaron las pruebas de forma inteligente”, explicó.

“Lo importante es poder detectar el coronavirus donde no se ve, o sea, en los asintomáticos o antes de que éstos infecten a otras personas y para esto se necesita un mecanismo muy ágil de rastreo u aislamiento de los casos positivos”, concluyó el especialista.

Fuente: Cba24n

× Whatsapp