“No voy a pedir mi sobreseimiento, apliquen la ley”, le reclamó Cristina Kirchner a los jueces

Con un discurso enfático, cargado de críticas a la Justicia y al gobierno de Mauricio Macri, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se defendió este jueves en la causa “dólar futuro”, que dijo fue una investigación que “se armó al calor del proceso electoral”, al tiempo que afirmó que “se comprobó que no hubo ningún perjuicio económico” contra el Estado durante su gestión.

“No voy a pedir mi sobreseimiento, apliquen la ley”, le reclamó a los magistrados y acusó al gobierno de Cambiemos y sus funcionarios de haberse favorecido con la operatoria.

Sentada desde su despacho en el Congreso, la titular del Senado asistió a la audiencia de la Sala I de la Cámara Federal de Casación, que se realizó vía Zoom, aunque ella había reclamado poder asistir de manera presencial.

Ante los jueces Daniel Petrone, Diego Barroetevaña y Ana María Figueroa -a quienes criticó con dureza, sobre todo a los dos primeros-, la exmandataria sostuvo que “el lawfare sigue en su pleno apogeo”, al reclamar los “pormenores” de la previa de la audiencia.

En ese sentido, le reclamó a la Cámara no poder realizar su defensa presencialmente, cuando “la oralidad en materia penal implica derechos y garantías para los acusados”. “La (audiencia) presencial me fue denegada”, cuestionó y señaló que, por eso, insistió con “la publicidad, porque siempre se negó la presencia de los medios de comunicación”.

También fustigó a los jueces porque la fecha se había fijado inicialmente para el 1ro. de marzo, día en que el presidente asiste a la Asamblea Legislativa, que ella tiene que presidir como titular del Senado. “Si fue un error, es muy preocupante que se desconozca la Constitución”, lanzó.

Para la expresidenta, esta causa es una muestra de “la intromisión y manipulación del Poder Judicial en los procesos electorales y en la política en general en la República Argentina”. Luego, continuó en su defensa con una explicación sobre el concepto del lawfare y habló del error de “que todas las causas de corrupción atañen al peronismo”.

“Lamento informar que el primer presidente acusado de corrupción, y juzgado, y encarcelado no fue Juan Domingo Perón, que tuvo que huir del país tras ser derrocado, fue Hipólito Yrigoyen, primer presidente de la Unión Cívica Radical, cuando la Unión Cívica Radical encarnaba al movimiento popular y nacional”, recordó.

En un pasaje dedicado contra los medios, CFK dijo que “ya no es necesario desaparecer materialmente a los dirigentes” como ocurría en la dictadura, “sino que con lo mediático se los suprime”. Y criticó a los medios por informar “cosas que no existen en los expedientes” y hacer “relatos que no encuentran asidero en las pruebas y los hechos concretos”.

En referencia a cómo inició la causa, la vicepresidenta repasó que comenzó con la denuncia por parte del diputado Mario Negri y el exlegislador Federico Pinedo, en la que se denunció la administración fraudulenta de los recursos del Estado y perjuicio de 55 mil millones de pesos. Remarcó que la denuncia fue hecha “el 30 de octubre de 2015, ¿le suena? Cinco exactos días después de la primera vuelta electoral presidencial”.

Cristina rememoró que la denuncia sostenía que “a través de los contratos de dólar futuro mi gobierno favorecía a amigos y producía pérdida de dólares y reservas”, en medio de un escenario “en que la palabra dólar provoca el encantamiento que provoca”. Y la denuncia recayó “en el inefable juzgado a cargo del entonces doctor (Claudio) Bonadio”.

Toda la investigación se dio “en un escenario electoral definitorio”, subrayó, porque se estaba en la previa del balotaje entre Daniel Scioli y Mauricio Macri, y recordó que el 17 de noviembre, a pocos días de la segunda vuelta, Bonadio allanó el Banco Central. “El objetivo era provocar una corrida, una devaluación, un desastre para todos. El desastre iba a venir más tarde, pero bueno, eso los argentinos no podían saberlo tampoco”, prosiguió.

La presidenta de la Cámara alta manifestó que ya en la etapa de indagatoria, en abril de 2016, se observó que “no había ningún amigo del gobierno saliente, de mi gobierno, entre los que habían comprado y contratado dólar futuro”, pero en cambio “estaban todos los amigos de los que ya era presidente, Mauricio Macri, es más había funcionarios de su Gobierno” como “Mario Quintana, entonces vicejefe de Gabinete, el segundo de Marcos Peña”.

Sobre Quintana, la vicepresidenta aseveró que el 13 de diciembre de 2015 estuvo reunido “con el Rofex, el mercado de Rosario (…) arreglando la tasa de interés que le iban a pagar a esos contratos de dólar futuro”.

“Ningún amigo mío, ningún funcionario de nuestro Gobierno tenía contratos de dólar futuro. Los que lo tenían eran los amigos de Macri y sus funcionarios, y cuando llegaron al Gobierno pactaron la tasa de interés que le iban a pagar a sus propios contratos, que habían hecho antes sabiendo que iban a devaluar”, reiteró.

Y continuó: “Lo cierto es que llegaron al Gobierno, devaluaron, usufructuaron la devaluación en los contratos de dólar futuro que ellos habían realizado y los que estamos sentados acá y acusados somos nosotros, que somos los que desendeudamos el país y le pagamos la deuda al Fondo Monetario Internacional”.

“Recién en 2020 se hace una pericia, hecha por los peritos contrales de la Corte, y se determina que nunca hubo un perjuicio, que al contrario, que el balance del Banco Central fue positivo, que con nosotros el Banco Central acrecentó sus ganancias”, enfatizó.

“Hoy está comprobado que no hubo perjuicio”, ratificó y explicó que el Banco Central “no puede recibir órdenes de absolutamente nadie”, al desechar una injerencia suya o de sus funcionarios en la entidad financiera durante su gobierno.

Y el pasaje más explosivo llegó cuando la exmandataria acusó al Poder Judicial: “Ustedes contribuyeron a que ese gobierno ganara las elecciones e hiciera lo que hizo después. Ustedes también son responsables de lo que pasó y está pasando en la República Argentina. Y realmente me da mucha bronca, porque la que sufre es la gente. No podemos aumentarle a los jubilados, porque estamos endeudados hasta acá”.

“A mí me sentaron acá diciendo que yo le había causado un perjuicio al Estado por 55 mil millones de pesos, y volvieron a endeudar, al Fondo Monetario Internacional lo trajeron de vuelta, Néstor lo había sacado del país, y lo volvieron a traer con 44 mil millones de dólares para ayudar a la campaña presidencial de Macri, y ni así pudieron. Hoy los argentinos debemos 44 mil millones de dólares más ¡y ustedes también son responsables, no miren para otro lado! Porque ustedes causan, también junto a los medios de comunicación, climas en la República Argentina que finalmente impactan en los agentes económicos y en la economía“, agregó.

Más adelante se quejó de que a Federico Sturzenegger, “el gran devaluador, como lo calificó, “lo sobreseyeron en el 2001 y ahora lo vuelven a sobreseer y el señor sigue dando clases en Columbia. Y el presidente (en referencia a Mauricio Macri) que nos volvió a endeudar, devaluando y devaluando, va a ver partidos de fútbol a Qatar“.

“Va a llegar un momento de crisis tan grave que va a ser revisado la totalidad del Poder (Judicial), porque no hay posibilidades de una vida democrática sana, con este ejercicio del poder de funcionarios que parecen que constituyen una aristocracia. Nosotros los políticos, las políticas, cada dos años vamos a elecciones”, fustigó.

Finalmente, CFK cerró: “No voy a pedir ningún sobreseimiento, ¿sabe qué doctor Petrone? Yo voy a pedir que apliquen la Constitución, que apliquen los Códigos de fondo y de forma, está todo escrito, no tiene que inventar nada, aplicar la ley, que es lo que vengo reclamando desde siempre. Apliquen la ley y la Constitución”.

San Luis 24 Redacción Buenos Aires

× ¿Te ayudamos?