Noche de furia en Balde: un policía herido, un móvil dañado y una denuncia por apremios

El sábado pasado, la localidad de Balde – ubicada a 30 km al oeste de la ciudad de San Luis –  tuvo una noche de furia que terminó con un policía herido, un móvil policial dañado, dos hombres procesados por atentado a la autoridad y una denuncia por “apremios ilegales”.

Todo comenzó cerca de las 21.30, cuando un llamado a la Subcomisaría pidió presencia policial en el Camping de la localidad. Tres efectivos concurrieron al lugar y no encontraron ninguna situación que ameritara su presencia.

Pero en el sector de la terminal de ómnibus encontraron a un grupo de hombres que ingerían bebidas alcohólicas al costado de un auto. De acuerdo al informe de Relaciones Policiales, los uniformados intentaron identificar a los sujetos, pero ellos, en un número mayor que los numerarios, se negaron.

Ante la negativa, los policías les solicitaron a los hombres que se retiraran. Todos hicieron caso, salvo uno, que no solo no se fue sino que además amenazó a los efectivos.

Los tres agentes regresaron a la dependencia, hasta que volvió a ingresar un llamado que solicitó su presencia en la cancha de bochas del Camping. Quienes llamaron eran asistentes a una fiesta familiar, de cumpleaños, en el Salón de Usos Múltiples del lugar.

Los festejantes pidieron asistencia policial porque varios hombres, reconocidos como miembros de la familia Giménez, intentaban ingresar por la fuerza a la fiesta.

Ante esa situación, los policías convocaron al grupo COAR, ya que la cantidad de personas a controlar era un número importante. Cuando los efectivos del COAR llegaron, fueron “recibidos a pedradas y palos, que arrojaba hacia ellos un grupo de aproximadamente 15 personas, entre hombres y mujeres”, detalla Relaciones Policiales.

El informe agrega: “En esas circunstancias dos agresores toman de la remera al Oficial Subinspector Astudillo y después de tirarlo al piso, le dan puntapiés y golpes de puño en la espalda. Efectivos del COAR reducen a dos revoltosos.  Mientras esto ocurría el resto de los que realizaban disturbios tiraban piedras a la vez que insultaban a los efectivos. Ante ello, los uniformados lograr dispersarlos por diferentes sectores del predio”.

Los dos hombres detenidos tienen 24 y 38 años, y son de apellido Coria. Fueron imputados de “av. resistencia a la autoridad – lesiones y daños a bienes del Estado Provincial” ya que las piedras alcanzaron a un móvil policial.

El lunes de esta semana, los capturados fueron trasladados al Hospital San Luis por los policías y acompañados por la médico forense. Allí son examinados por la médica de turno de ese día quien manifestó que ninguno de los detenidos poseía lesiones.

Los Coria fueron liberados, por orden del Juzgado Contravencional N°2, el martes. De todos modos, quedaron procesados por “atentado a la autoridad, agravado en concurso ideal – daños a bienes del Estado en perjuicio de la Administración Pública”.

El oficial herido, de apellido Astudillo, fue examinado en la clínica Italia y continúa de licencia.

Mientras tanto, uno de “los Giménez”, de nombre Nelson, denunció a la policía por “apremios ilegales”. La presentación la realizó esta semana, con el patrocinio del abogado Alberto Tuninetti.

(Crédito foto: Tu canal de cable)