Oyarbide rechazó las acusaciones de Cantero: “Estoy podrido de que me griten puto”

La reaparición de Javier Cantero, ex presidente de Independiente, en medio de los escándalos por los hechos de abuso que afecta a las juveniles del club, fue una sorpresa para muchos.

 

Sobre todo, cuando el ex dirigente reveló un intento de acercamiento que tuvo el ex juez federal Norberto Oyarbide en 2013, cuando el club luchaba por no descender y con una grave crisis económica.

 

Según contó Cantero, Oyarbide le insistió tener una reunión con el plantel profesional con la intención de levantarles el ánimo. “En 2013, un amigo suyo y socio del club, Ariel Roperti, me dijo que una persona quería ayudarnos y donar la iluminación de la cancha de los veteranos. Ahí me contó que trabajaba con Oyarbide y me invitó a un almuerzo con él, donde lo conocí”, dijo.

 

Y agregó: ”Estábamos detrás de un biombo, para que se lo viera menos, y me dijo que nos podía ayudar jurídicamente, porque él era juez y lo había hecho con otros clubes. Me habló de mis adversarios políticos en la institución y adelante mío llamó a Hugo Moyano y a LuisBarrionuevo. Así me demostraba poder y que tenía acceso a gente importante”.

 

En ese contexto, el ex presidente de Independiente sostuvo en diálogo con Telenoche que Oyarbide se ofreció a revertir el mal momento anímico de los jugadores. “Ustedes están pasando por un momento de crisis. Yo he hecho cursos de oratoria y les puedo levantar el ánimo a los muchachos. Usted me los junta, hacemos un asado y salimos todos de esta situación”, detalló.

 

Por aquel entonces, Cantero no dudó en manifestarle su preocupación al difunto ex presidente de la AFA, Julio Humberto Grondona: “Oyarbide no es de Independiente y no le interesaba el fútbol. Era extraño, por eso lo hablé con Julio Grondona, quien tenía más experiencia que yo. Él me dijo que Oyarbide era juez federal y que tenía poder, como diciéndome que tuviera cuidado”.

 

Lo cierto es que Oyarbide se refirió a las palabras de Cantero y a los abusos en las juveniles de Independiente en diálogo con Radio 10. “Creo que hay una actitud de colocar imágenes en las mentes de las personas que no concuerdan con la realidad. Acá siempre alguno lo toman de punto y conmigo es un deporte nacional ya”, disparó el ex juez federal.

 

Y siguió: “Cuando apareció el tema de los abusos de menores en Independiente, yo dije: ´Seguro que algún punto de contacto me van a encontrar´. Yo estoy marcado, como marcan la carne. Hasta el último minuto de mi vida por lo que pasó en el 1998 con Spartacus. Es una marca fatal que me quedó y con la cual convivo diariamente”.

 

Según Oyarbide, comenzó a recibir todo tipo de descalificaciones y acusaciones que lo vinculaban a los abusos en Independiente a raíz de los dichos de Cantero. “Con Cantero terminamos compartiendo en una o dos oportunidades un encuentro y él me contó sobre los jugadores de fútbol y sobre los inconvenientes que tenían y tienen los chicos”, explicó.

 

Y continuó: “Me contó que el dinero que reciben al principio lo gastan en autos y no piensan en una casa. También hablamos de los problemas con la droga en muchos casos, no digo todos, que azota sin piedad. Todo eso trae problemas con las relaciones interpersonales, peleas, golpes e insultos. Entonces le dije:´´ contá conmigo´”.

 

Siempre según las palabras de Oyarbide, “el doping es una niña bonita dentro del fútbol, una figura que se aplica y sé que existe. Nadie mejor que yo que fui 22 años juez federal para poder explicar las consecuencias de todo tipo de estupefacientes y adicciones. Porque la gente piensa en el alcohol y las drogas, pero también tenés adicciones al sexo o a las compras”.

 

Por último, el ex juez federal reveló que decidió confesar su orientación sexual, cansado de que por la calle le griten “puto”. “Para un determinado sector de la sociedad argentina, parece que ser homosexual y juez es incompatible. Un día decidí salir del contenedor y hablé a los cuatro vientos porque estaba podrido de que me griten puto”, concluyó.

 

 

BIGBANG NEWS