Paté de calabacín, receta de picoteo saludable fácil de preparar

Este paté de calabacín es una receta de picoteo saludable perfecta para estos días en los que nos apetece cuidarnos sin renunciar a una buena tapa o aperitivo. Dejar a un lado la carne es una opción, de vez en cuando o de forma definitiva, podremos optar por un delicioso paté vegetariano a base de una de las verduras de temporada, el calabacín. Una buena base para disfrutar en primera persona de este ingrediente cargado de buenas sensaciones. Atrévete a probar un delicioso paté de calabacín, el resultado merece la pena.

Ingredientes:

  • 1 diente de ajo
  • 50 gr. nueces
  • 1 calabacín
  • ½ tomate
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de jugo de limón
  • Tostaditas de pan

Cómo preparar un paté de calabacínLo mejor de este paté de calabacín es que se prepara a la velocidad de la luz, no necesitamos ni encender la cocina para prepararlo.

Es importante a la hora de ahorrar en la factura de la luz, pero también para disfrutar de un ingrediente saludable que se cocina fácilmente.

La materia prima es la clave de una receta con color y sabor, además de una textura suave para dipear o disfrutar de un paté de lujo.

La parte más complicada de esta receta consistirá en ir en busca de los ingredientes que podemos adaptar a nuestros gustos.

Pelamos y picamos el diente de ajo, podemos ponerle menos en el caso de que no nos guste mucho este ingrediente. Es necesario para darle un poco de alegría a este paté.

Colocamos en el vaso de la batidora. Incorporamos el calabacín, lo lavamos bien y con piel incluida si queremos que tenga mayor consistencia lo ponemos cortadito en taquitos.

Le daremos un punto de color, pero también de sabor con el tomate. Lavamos bien el tomate, le añadimos medio o entero, dependiendo de lo grande que sea.

Para aportar más textura, necesitamos unos frutos secos que le den un punto de sabor, las nueces son una buena base, aunque podemos ponerle cualquiera.

Aliñamos con sal y pimienta al gusto. Nos faltará el toque de aceite de oliva de buena calidad que será fundamental.

El jugo de limón acabará de darle el acabado que buscamos a esta receta cargada de buenas sensaciones.

Solo nos faltará preparar el pan y servir sobre unas tostaditas, podemos ponerle un poco de queso por encima y gratinarlo al horno, estará de vicio.

Fuente: OkDiario