Piden 14 años de prisión para un hombre por abusar de su hijastra

Hoy, el tribunal integrado por Sebastián Cadelago Filippi, Virna Eguinoa y Sandra Ehrlich recibió los alegatos de las partes en un caso de delito contra la integridad sexual por un hecho denunciado en enero de 2020 por la mamá de la víctima en Villa Mercedes.
En primer lugar, tuvo la palabra el abogado Bautista Rivadera -en representación del particular damnificado-, quien manifestó que la responsabilidad penal se encuentra acreditada. Mencionó el relato de la víctima en Cámara Gesell, la reiteración de los hechos y declaraciones testimoniales a modo de prueba.
Afirmó que el relato de la niña coincide con las declaraciones de los padres y de testigos. Asimismo, hizo referencia a la pericial psicológica y psiquiátrica del acusado. Solicitó que se condene al acusado con la pena de 14 años de prisión por abuso sexual gravemente ultrajante calificado por la condición de guardador.
Al tratarse de un delito cometido contra una persona menor de edad, no se dictan datos identificatorios, a fin de resguardar a la víctima.
Luego, el presidente del tribunal cedió la palabra a la Defensora de Niñez, Adolescencia e Incapaces Nº 1, Dra. María Victoria Cortázar Furnari. La defensora realizó un relato de lo que era la dinámica familiar de la niña y su mamá y de los hechos sucedidos. Expresó que se trata de un abuso sexual gravemente ultrajante por ser guardador y que se vulneró la integridad y libertad sexual de la víctima.
La Defensora agregó que existió “cronicidad” de los hechos y que “está acreditada la responsabilidad”.
En la misma línea declaró el fiscal de Juicio, Ernesto Lutens, quien afirmó que “la responsabilidad penal es clara”. El representante del Ministerio Publico Fiscal expresó que no se trató de un solo hecho aislado, sino que fueron reiterados; dijo que “la conducta desplegada por el imputado es un delito continuado y que debe ser considerada como un dolo”.
Como atenuantes, Lutens tuvo en cuenta la falta de antecedentes y como agravantes la escasa edad de la víctima y la vulnerabilidad. Solicitó se condene al acusado a la pena de 9 años de prisión por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima agravado por la condición de guardador, sujeto activo (Art. 119 1 y 2 párrafo – inc b – Código Penal).
Por último, la defensa del imputado, Gonzalo Estrada, solicitó la absolución por el beneficio de la duda. En sus alegatos, mencionó que: la acusación fiscal posee un mayor grado de indeterminación, que el tipo penal no se puede sostener y que la Cámara Gesell si bien es relevante, no puede probar la calificante.
Entre varias consideraciones, hizo referencia a testimonios, informe médico legal, adicciones, imputabilidad, etc. Dijo que el dolo debe tener un factor psicológico que ninguna de las partes ha mencionado.
Al terminar con la recepción de los alegatos, el tribunal informó que el veredicto y los fundamentos se darán a conocer en una audiencia mañana por la mañana.