Piden perpetua para los acusados de matar al encargado del campo en el que trabajaban

En una audiencia que se extendió a lo largo de más de cinco horas, el tribunal integrado por Daniela Estrada, María Silvia del Castillo de Insua y Aníbal Atilio Astudillo recepcionó los alegatos de las partes en una causa por homicidio calificado, donde se juzga a César Andrés Romero y a Florencio Ramos por el homicidio César Crispin Etchart, ocurrido en enero del 2018 en la localidad de Arizona.

En la causa actúa como Fiscal de Cámara Ernesto Lutens; en representación del particular damnificado los abogados Iván Coria y Erica Coria. La defensa técnica de Ramos es ejercida por el Defensor de Cámara, Víctor Endeiza y Romero es representado por el abogado Marcos Juárez.

Sobre el final de la etapa de alegatos, el tribunal cedió la palabra a César Andrés Romero y a Florencio Ramos. Ambos tomaron la palabra y aseguraron ser inocentes.

En su alegato, Iván Coria aseguró que los imputados diagramaron y ejecutaron un plan para matar a Etchart. “El hecho se debe considerar probado cuando no pudo haber sucedido de otra manera”, agregó.

A continuación, el abogado enumeró una serie de contradicciones en las declaraciones de los imputados. “La diagramación y ejecución del plan para matar a Etchert incluye las mentiras y las contradicciones para generar la duda, pero tantas mentiras sólo aportan certezas”, dijo, y agregó que los imputados planificaron con detalles cómo terminar con la vida de Etchert: “Fue un homicidio perfectamente planificado, conocían a la perfección los movimientos de su patrón, sabían de su carácter, sus limitaciones físicas, sabían que ese día iba a recibir visitantes en su estancia, el plan era perfecto. Lo ultimaron cruelmente golpeándolo con palos resistentes que estaban en el mismo predio”.

Asimismo se refirió a la estrategia llevada a cabo por los imputados para deshacerse del cuerpo de la víctima, que apareció en el interior de una camioneta a la vera de la ruta provincial N° 55: “Actuaron a traición, la víctima se encontraba en una absoluta situación de indefensión, Etchart no tenía chances de oponer resistencia”.

Coria citó jurisprudencia y afirmó: “No me caben dudas que estamos frente a un homicidio calificado por alevosía, en el que hubo un plan para matar a Etchart”.

Coria solicitó se condene a Ramos y a Romero a sufrir la pena de prisión perpetua como coautores del delito de homicidio calificado por alevosía, en los términos de los Art. 80 inciso 2 y Art. 45 del Código Penal Argentino.

El Fiscal de Cámara, Lutens, realizó en primera instancia un relato de los hechos. Recordó que la víctima se desempeñaba como encargado del establecimiento rural Villa Luján, ubicado a la vera de la ruta N° 55, a unos 20 kilómetros de Arizona.

“En la noche del 13 de enero del 2018, los imputados emprenden un salvaje ataque utilizando palos para alambrados que terminan ocasionándole la muerte, luego de ello desarrollan toda una actividad tendiente a deshacerse del cuerpo, lo suben a una camioneta, y lo llevan hasta la salida del campo”, dijo Lutens.

En cuanto a la materialidad del hecho, el Fiscal de Cámara aseguró que la autopsia y las vistas fotográficas que ilustran la muerte de Etchart comprueban la existencia del delito.

“Hay una serie de indicios graves, precisos y concordantes entre sí que arrojan la participación de ambos imputados en el homicidio”, dijo Lutens. Al igual que el representante del particular damnificado, el Fiscal señaló una serie de contradicciones en las declaraciones de los imputados.

También se refirió a la mancha hemática encontrada en el pantalón de uno de los acusados, cuyo grupo sanguíneo es coincidente con el de la víctima. Asimismo destacó las graves heridas sufridas por Etchart y aseguró que los imputados actuaron con conocimiento del lugar, un escenario aislado donde la víctima no podía pedir ayuda. “No hay dudas que existió ánimo de aprovecharse de la situación”, indicó.

En cuanto a la calificación legal, el Fiscal consideró que el hecho se encuadra como un homicidio agravado por alevosía. Citó jurisprudencia y solicitó se condene a los imputados a sufrir la pena de prisión perpetua.

Por su parte, el abogado de Romero, Marcos Juárez expuso: “El Fiscal hizo un análisis global y conjunto de la prueba para tratar de incriminar a mi ahijado procesal, lo cual es inadmisible en un estado de derecho, pero también es inadmisible porque no tuvo en cuenta todos los elementos objetivos incorporados en el debate”.

Aseguró que no existieron contradicciones en su defendido y dijo: “A una persona se la castiga por los actos, no se la trae un proceso ni mucho menos se la condena por cuestiones de personalidad. Las contradicciones terminan siendo elemento de carga”.

A diferencia de lo que planteó el Fiscal, Juárez dijo que el cadáver pudo haber sido manipulado por una sola persona y le atribuyó a Ramos la comisión del homicidio. Aseguró que la huella encontrada junto al vehículo donde apareció la víctima correspondía al co imputado y no a su defendido y recordó que, de acuerdo a declaraciones incorporadas al expediente, Ramos tenía discusiones en forma permanente con Etchart.

Finalmente, solicitó la absolución de su defendido por el principio de in dubio pro reo.

El representante de Ramos, Víctor Endeiza, a su vez señaló: “Lo primero que tengo que decir es que veo una gran sorpresa respecto a los términos de la acusación, no imaginaba que se pudiera calificar como homicidio alevoso, creo que no hay elementos que lo justifiquen. No hay elementos que permitan sostener esa calificación”.

Respecto a las marcas encontradas junto al vehículo donde apareció la víctima, el defensor oficial dijo: “Esas huellas tampoco pueden tomarse como una evidencia cierta”.

Asimismo, agregó: “Ninguno de los elementos llevan a que el lugar del hecho haya sido el campo. La pericia da cuenta de un hecho con abundante sangre. Es evidente que ha sido un escenario de un sangrado enorme pero en el campo Villa Luján no encontraron una sola gota de sangre de Etchart, en ningún lado”.

Endeiza citó jurisprudencia y solicitó que se absuelva a Ramos por el beneficio de la duda. “No hay elemento alguno para condenar a mi defendido”, concluyó.

× ¿Te ayudamos?