Piden prisión perpetua para la parapsicóloga y el carnicero acusados de un crimen por encargo

La Cámara Penal N°1 de Villa Mercedes dará a conocer mañana, en una audiencia convocada para las 9.00, el veredicto en el juicio contra dos personas acusadas de un crimen por encargo en esa ciudad.

En la jornada de este lunes, el Tribunal que lleva adelante el debate oral recepcionó los alegatos, tanto de la parte acusatoria como de los defensores de los imputados.

Los acusados son Cristina del Carmen Paredes, una parapsicóloga de 66 años, y Alberto Martín Quiroga, carnicero de 44. Están señalados como autores del homicidio de Pedro Omar Fridel (59), ocurrido en 2015.

Fridel trabajaba para Paredes, en una quinta ubicada a pocos kilómetros de Villa Mercedes, donde también vivía. Una allegada al hombre denunció su desaparición en el mes de octubre de ese año.

Según declaraciones testimoniales que se recogieron en el proceso de instrucción de la causa, Fridel y Paredes, pese a la relación laboral, mantenían severas diferencias entre ellos, en apariencia por una deuda monetaria que tenía la mujer con su empleado.

De acuerdo a las pericias, la víctima fue ultimada a golpes y enterrada en un campo a unos 6 kilómetros del barrio La Ribera de esa ciudad.

Según las primeras investigaciones (realizadas por la Policía), Paredes habría planificado el homicidio y habría pagado una suma de dinero a Quiroga para ejecutarlo. Incluso, se encontraron pruebas que la mujer abonó el pasaje del hombre, quien estaba radicado en José C. Paz (provincia de Buenos Aires), para que viajara a Villa Mercedes a cumplir lo pactado.

En sus declaraciones ante el juez de Instrucción, ambos reconocieron haber estado en el lugar donde se produjo el crimen, pero se desligaron de la responsabilidad. Quiroga, de hecho, argumentó que llegó a la quinta cuando Fridel ya estaba muerto y que Paredes lo obligó a enterrar el cuerpo, bajo la amenaza de denunciarlo a él como el autor.

Pero los golpes mortales que recibió la víctima hicieron presumir a los investigadores que no pudieron ser aplicados por la mujer, sino por alguien de la contextura física más similar a las del bonaerense.

En el desarrollo del juicio, Paredes se negó a declarar, pero Quiroga ratificó lo que ya había relatado a la instrucción. Además, pidió perdón a su familia y a la de la víctima.

En su alegato, el representante del Ministerio Publico Fiscal, Néstor Lucero, repasó todas las pruebas incorporadas en el expediente, las confesiones de los acusados y el informe de la médica forense, y concluyó que Paredes tuvo el dominio de los hechos y fue la instigadora del homicidio, que terminó de concretar Quiroga. “Está altamente probado el hecho”, dijo y pidió prisión perpetua para ambos imputados, teniendo en cuenta que no hubo atenuantes y como agravantes señaló la entidad del delito y su planificación.

El Defensor de Cámara, Víctor Endeiza, que defiende a Quiroga, ratificó la postura del acusado: dijo que no conocía a la víctima y que el solo colaboró con el ocultamiento del cuerpo. “La conducta de mi defendido no es certera. Es una persona trabajadora, no un sicario”, sentenció, al tiempo que consideró que sólo debería ser condenado por encubrimiento.

La defensa de Paredes, ejercida por los abogados Federico Martin Putelli y Santiago Calderón Salomón, a su turno, sostuvo que la acusada fue testigo presencial del hecho y fue amenazada por eso omitió acudir a la justicia.

Los profesionales requirieron al tribunal que se tenga en cuenta la falta de antecedentes, la edad avanzada y el estado de salud, además agregaron que la misma vivía una situación de violencia por parte de Omar Fridel y solicitaron la absolución por el beneficio de la duda.

Terminada la audiencia, el Tribunal que encabeza Virna Milena Eguinoa y está integrado por Daniela Estrada y Eduardo Sebastián Cadelago Filippi comunicó que la lectura del veredicto será este martes a las 9:00.